¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

¿Empresa y tweets? No le hagas esto a tu Twitter

Cuidado empresas en Twitter | Microbio Comunicación

¿Empresa y tweets? No le hagas esto a tu Twitter

Vamos a empezar respondiendo a varias cosas así en plan rápido sobre algunas dudas que muchas empresas (o más bien las personas que hay tras esas PYMES) pueden tener a la hora de hacerse una cuenta en Twitter: No hay un Twitter específico para empresas así que no lo busques mucho. Lo único que diferencia a una empresa de una PYME al abrir una cuenta no es más que el nombre. Sí, es público. Tener Twitter implica estar abierto a los ojos de todo perro pichichi. Puedes tener una cuenta bloqueada pero a no ser que tengas una muy buena idea para tratar “en circuito cerrado” a tus clientes por Twitter, lo mejor es que la tengas abierta. Lo lógico, vamos.

Que hacen las empresas en Twitter | Microbio Comunicación

Una vez dicho esto, vamos con lo que no deberías hacer si, una buena mañana te da la ventolera de abrirte una cuenta en Twitter. Algunas tienen que ver con cosas que ya hemos apuntado en las cosas que no hay que hacer en Facebook como lo del sentido común, el objetivo en mente y demás, pero otras tiene que ver con el propio funcionamiento de esta peculiar red social.

  • No escribas a lo loco. Siendo un usuario normal, no una empresa, se pueden llegar a tener “crecidas” o “calentadas” que te lleven a publicar en Twitter lo primero que te venga a la cabecita. Eso está bien (o mal) si eres una persona adulta y sabes que lo que dices lo va a ver muuucha gente pero está muuuuy mal si eres una empresa y una mañana te levantas con ganas de quejarte de lo que sea. No es tu papel ni tu espacio. Como si salieras a la puerta de tu negocio y te dedicaras a comenzar a insultar a la gente que pasa.
  • No insultes. Ya queda reflejado en el anterior punto pero, por si acaso, no está de más recordar que a cualquiera de tus clientes puede encantarle ese artista que a ti tanto te repugna. La línea entre la ironía y el insulto suele depender de lo sensible que sea el receptor del mensaje y en Twitter, concretamente, hay gente muy sensible.

Twitter para empresas | Microbio Comunicación

  • No dejes que lo hagan los demás. Twitter está para compartir información y mantener relaciones. Lo mismo da que seas una empresa o un señor de Murcia. Eso implica buscar información relevante para tu sector o útil para tus clientes pero también que tú te lo curres un poquito y compartas cosas propias. Crea contenido para compartir en las redes sociales y evita que otros lo hagan por ti: si no serás la correa de transmisión de quien realmente se llevará el negocio, es decir, la persona que ha creado ese contenido y que ahora, es leída por tu cliente.
  • No te pases y no automatices todo. Ok. Si en tus planes entra Twittear mucho, por que sí, prueba a que todo eso esté programado de antemano. Entra en Twitter se natural: retwittea, intenta charlar con alguien o agradece a la gente que te siga el que estén ahí. Piensa que establecer relaciones nunca ha sido posible a través de un contestador automático.
  • NO HAGAS SPAM. Esto es sencillo: que no se te vaya la pinza y te pases un día entero, sin parar, twitteando tus ofertas o las ventajas de tus productos. Te puede pasar, y es normal, sobre todo teniendo en cuenta que más de uno suele hacerlo de forma habitual, llenando los “timelines” de muchos usuarios de historias sub-patrocinadas que te cuelan como algo natural.
  • No te vuelvas loco con los Hashtag. Como dirían en un diccionario, “viene de la anterior”. Los hashtag son una herramienta muy valiosa. Son tan valiosos que hasta el propio Facebook está comenzando a utilizarlos. Pero eso no provoca que tú tengas que poner todos tus mensajes repletos de Hashtags como un loco. Cuidadito.
  • No digas ná si no sabes algo. Pongamos que estás hablando con un posible cliente que te ha preguntado algo que no sabes. ¿Qué haces? ¿Te vuelves loco y dices lo primero que te venga a la cabeza? Obviamente no. Parate y piensa. Busca (si es sobre tu negocio sabrás dónde buscar) y trata de dar una respuesta. Pero no una respuesta cualquiera, sino la verdad. Más que otra cosa por que esa persona puede:
  1. Saber más que tú y estar pasando el rato.
  2. Dudar de tu respuesta, buscarlo él y encontrar otra versión posible,
  3. Vayaustedasaberqué.

El caso es que, si al final de todo es proceso no tienes ni repalojera idea de la respuesta, admítelo y sigue con tu vida. Es más, diselo y ponte a buscarlo con él. Reflexiona por que no lo sabes y, seguro, que aprendes algo. Por que al final, aunque no te lo creas, Twitter va de esto, de equivocarse, aprender y progresar.

Fotos obtenidas en Flickr gracias a Fernando Mafra , Andreas Eldh y Rosaura Ochoa.

Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

No hay comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies