¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Guía de curación de contenidos III: las fotos

Exportar fotos Curacion de Contenidos | Microbio Comunicación

Guía de curación de contenidos III: las fotos

Empezamos hace dos semanas esta pequeña serie (humilde pero sincera) sobre la curación de contenidos. Ahora, después de hablar sobre dónde encontrar las fuentes de nuestros artículos y cómo organizar el trabajo de nuestro equipo, vamos a pararnos en algo tan importante y sustancial como la parte audiovisual: de dónde sacamos las fotos, cómo las estructuramos y, aún más importante, cómo hacerlo sin meternos en ningún lio de carácter jurídico. Que no es poco.

Encontrar imágenes Vs encontrar fotos.

Vamos a partir de un hecho sustancial: una cosa es encontrar una imagen y otra cosa es encontrar una foto. Cualquier cosa puede ser una imagen pero pocas cosas pueden ser una foto. El componente artístico, la composición y la belleza de la fotografía convierten la imagen en foto y, por si no nos ha quedado claro, nosotros debemos aspirar a encontrar fotos. Fotos que aporten contenido y valor al tema que tratamos en el artículo.

Pero eso, cómo sabrán todos aquellos que se dedican a esto, no es tan fácil: encontrar buenas fotografías supone una pérdida de tiempo considerable y, además, hemos de andar con cuidado para no meternos en un jardín judicial y enmarañado repleto de derechos de autor y de imagen. Para evitarlo, tendremos que saber muy bien de dónde sacamos nuestras fotos y qué tipo de uso le damos. Y de eso vamos a hablar ahora.

Crea tus propias imágenes: Skitch, Instagram, tu cámara.

Skitch fotos pantallazos | Microbio Comunicación-1

Si eres un habitual creador de blogs, te habrás dado cuenta de que un post bien maquetado, con sus imágenes bien colocadas, es una parte fundamental del proceso de creación. Aunque, como veremos más adelante, hay lugares en los que podemos descargar imágenes con derechos “libres”, hay otra opción que nos puede salvar en muchos casos: crear nuestras propias fotografías.

Para hacerlo, podemos utilizar programas tan maravillosos como Skitch, una extensión de Evernote que nos facilita la creación de fotografías a partir de lo que tenemos en la pantalla. Por ejemplo, la foto de inicio de este post no es más que una composición creada sobre una búsqueda de imágenes en PhotoPin, un popular buscador de imágenes libres de derechos al que podréis acceder. Con un uso sencillo, Skitch no sólo te permite sacar fotos:

  • También puedes modificarlas, incluir flechas, texto.
  • Puedes reducirlas o ampliarlas al tamaño necesario para tu web.
  • Puedes cambiar y optimizar el nombre.

Otra posibilidad es Instagram. La popular aplicación móvil de fotografía está siendo cada vez más utilizada en portales y webs. Y tú puedes hacer lo mismo fotografiando libros, paisajes y otros lugares que, más tarde, te permitan crear un buen banco de imágenes “abstractas” que utilizar. Y lo mismo pasaría con tu cámara del móvil con o sin aplicación: fotografía lo que quieras y, si te hace, utilizalo en los blogs que necesites. Será la forma más rápida de evitarte problemas de imagen.

Bancos de imágenes: Sxc.hu, iStockPhoto y Photopin.

Vayamos por partes: si tienes un volumen inmenso de fotografías que utilizar cada día y todas esas fotografías serán utilizadas en lugares comerciales, quizá lo mejor será que te saques una licencia de iStockPhoto o algo similar. Te ahorrarás problemas pero, como imaginarás, tendrás que incluir esos costes en el precio final de tu cliente.

Si no lo ves claro, o no tienes esa posibilidad, aún hay un buen número de opciones que te permitirán tirar de imágenes libres de derechos aunque, como siempre y cada vez más, deberás utilizar el sentido común y la cita constante.

  • Sxc.hu. Uno de nuestros portales favoritos: dispones de un montón de imágenes a tu disposición y libres de derechos comerciales en su mayoría aunque no está de más que informes a los autores de su uso para, así, evitarte sorpresas desagradables.
  • iStockphoto. Es la opción profesional (junto al increíble GettyImages) y también cara. Aún así, tan sólo por registrarte podrás descargarte una imagen, un vídeo, una ilustración y un audio de forma gratuita cada mes. Y con calidad.
  • Manirroto. Otra opción gratuita pero menos intuitiva y fácil de utilizar que Sxc.hu. Podrás encontrar imágenes a go-go con una sola condición: tendrás que citar el autor y añadir un enlace al banco de imágenes del que pertenecen.
  • Photopin.com. Una muy buena opción para buscar fotos con licencias de Creative Commons. Photopin busca directamente sobre Flickr, por lo que te garantizas bastante calidad en la foto. El problema es que busca sobre todo tipo de licencias de Creative Commons por lo que puede colocarte en esa delgada línea entre lo legal y lo ilegal. Avisáos quedáis.

Dispones de muchas más opciones, tantas que podríamos hacer un solo artículo a base de poner esas mismas opciones. Pero, en realidad, lo más importante es conocer los derechos que rigen estas fotos por lo que, si queréis saber más sobre los derechos Creative Commons y su uso, no dejéis de pasaros por este artículo de Xatacafoto que lo explica rebien.

Gestiona, guarda y modifica las imágenes.

Esta es la parte más complicada, aunque si lo hacemos bien es la más gratificante. Si cada vez que descargamos una foto la guardamos en nuestro disco duro y comenzamos a ordenarlas, con el tiempo dispondremos de un buen banco de imágenes listas para usar. Tan sólo tenemos que crear un sistema de etiquetado y dividir bien las temáticas por carpetas. Es un trabajo a largo plazo pero, con el tiempo, serás muy feliz al ver esa inmensa carpeta repleta de fotografías listas para usar.

Por otra parte, no nos viene mal tener un programa para modificar esas imágenes. Aunque el bendito Photoshop está en todas partes, hay alguna que otra opción mucho menos pesada y que, para nuestros propósitos nos podría ayudar muy mucho.

  • Pixelmator. Si utilizas Mac, este puede ser el perfecto sustituto de PhotoShop. Pesa poco, es intuitivo, tiene muchas opciones y es fácil de utilizar.
  • Gimp. Tanto para Mac como para Windows, puedes utilizar Gimp, otro potente editor de imágenes que te irá al pelo para no tener que utilizar PhotoShop para cualquier cosa.

Y hasta aquí. Esta es nuestra pequeña contribución a la Curación de Contenidos, algo que a la vez nos sirve para poner orden en nuestras propias ideas y en nuestros propios procesos. Esperamos, eso sí, que os haya gustado, servido y ayudado. Y, si queréis… ¡Dadnos vuestra opinión como si no hubiera un mañana!

Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

3 Comentarios
  • Noemi
    Posted at 03:31h, 08 Septiembre Responder

    Un estupendo post, bien dicen que cada día se aprende algo nuevo, gracias por compartir, he aprendido mi cuota hoy. 🙂

    • microbio
      Posted at 09:25h, 10 Septiembre Responder

      ¡Muchas gracias Noemí! Si hemos contribuido a que cumplas con tu cuota del día de aprendizaje nos quedamos más que felices, satisfechos! 🙂

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies