¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Guía Microbio Web: Cinco canciones para los cinco diseños de la web de tu empresa

Guía Microbio Web: Cinco canciones para los cinco diseños de la web de tu empresa

Comienza el 2013 en Microbio (y hasta donde sabemos también en el resto del mundo) y vuelven los artículos al blog para continuar esa pequeña, humilde y semiconstante guía sobre cómo puedes potenciar la web de tu empresa o al menos, qué es lo que se debe hacer para conseguirlo. Y como el 2013 nos ha parecido que debe ser un año rumbón, así como entretenido, hemos decidido darle una vuelta a la Mini GuíaWeb para unir diseño y música en una sola entrada. Así como suena, mezclando las canciones con eso tan etéreo, mágico y práctico como es el diseño. Y ahí vamos.

¿Cómo “suena” tu negocio?

Ya lo habrás notado. En Microbio Comunicación solemos dar bastante importancia a la propia personalidad del cliente a la hora de pensar en lo que quiere. Nos gusta que los negocios (sobre todo los pequeños) se conviertan en pequeñas extensiones de sus dueños y por eso insistimos en que cada uno piense en cómo querría él que fuera su empresa: cómo tratará a los clientes, cómo se relacionará con sus proveedores, y cómo hará lo que sea que tiene hacer.

Pero esto, a la vez, implica que no podemos mostrarnos totalmente transparentes ante nuestros clientes. Por decirlo de alguna manera, nuestra empresa tiene que ser la proyección optimista de nuestro yo más alegre. Si, por lo que sea, no somos la alegría de la huerta, deberemos de tratar de cambiarlo, al menos, mientras estemos trabajando. Y luego ya en tu tiempo libre te deprimes todo lo que quieras.

Así, si por algún casual pensamos algo como lo que dice esta canción de Astrud (con más ironía que otra cosa), más vale que nos tomemos un tiempo para pensar en el diseño de la web de tu empresa porque, por si no lo sabías, el diseño NUNCA debe ser triste. Y menos para tu negocio.

Un diseño profesional. Un diseño web limpio.

Bien. Con esto claro, comencemos a pensar en el diseño de la página web de tu empresa. Lo normal será tener en cuenta una serie de aspectos prácticos (y relacionados con los otros artículos de esta serie) para sopesar antes de ponernos manos a la obra:

  • Tu contacto, bien visible. Una página web no es sólo un escaparate: también es un lugar de contacto, una cabina telefónica y el buzón de tu empresa. Por eso, procura que tu teléfono y la pestaña de contacto estén bien visibles para que, quien quiera, encuentre rápidamente la forma de dar contigo. Sea como sea.
  • ¿Tienes claro lo que haces? ¿Para qué sirve tu web? Suena a pregunta tonta pero no. Son muchas las empresas que, al empezar, no tienen claro qué es exactamente lo que hacen. El problema es que en internet, lo que importa, es precisamente eso: saber qué es lo que haces para estar allá dónde te esten buscando. Por eso, la mejor forma de hacerlo es tener claro cuáles son los servicios que vendes y cómo los vendes. Para luego ponerlo bonito en la web.
  • ¿Vas a utilizarla? Y esto es importante, algo así como si le mientes al Doctor House. Imagina que dices que sí y el diseño de tu web lleva un blog bien visible pero luego, mentirosillo, decides no actualizar nunca el blog. Entonces tendrás en el escaparate de tu negocio online un lugar vacío y triste pero bien visible para todos tus clientes. Pecado capital.
  • ¿Qué sensación quieres transmitir a tus clientes? El diseño, que es cada vez más importante, transmite sensaciones y provoca juicios de valor que, en el caso de tu empresa, deben tener un sentido por lo que… ¿Cuál es la sensación que quieres causar? o, aún más importante… ¿Cuál es la sensación que necesitan tus clientes?

Entonces, tras este pequeño auto-cuestionario, puede que nos apetezca tener un diseño web claro, limpio, elegante, que diga bien a las claras lo profesionales que somos y la forma en que hacemos las cosas. Un diseño que suene pausado, con clase, sin estridencias, como, por ejemplo, Mr. Sting y su Englishman in New York.

Un diseño optimista. Un diseño inspirador.

Estando las cosas como están es muy normal que haya quien quiera transmitir a sus posibles clientes una sensación de optimismo. Dependiendo del sector que se ubique tu empresa, puedes optar por una sensación diferente, un diseño distinto.
Si tu sector de actividad (y tú mismo) consideráis que ese debe ser el camino, hay varias cosas que influyen a la hora de programar un diseño así:
  • Suele ir ligado (y mucho) a la personalidad de los dueños. Su trabajo es su pasión.
  • Los detalles son más importantes aún que en cualquier otro negocio. Tus productos (como tu blog) deben tener vida propia, personalidad y debes dársela tú.
  • La ilustración y los dibujos pueden ser una buena forma de aproximarte a ese diseño que esperas.

Así, podríamos aspirar a diseñar algo que evoque lo que esperas: una alegría feliz, un momento de tranquilidad en ese mar del día a día que, concretamente, es capaz de conseguir tu empresa. Un diseño que suene tal y como si estuvieras paseando por una feliz noche estrellada, a lo Dancing in the Moonlight.

Un diseño clásico. Un diseño seguro.

También puede ser (y cada vez es más) que lo que queramos con nuestra empresa es transmitir una sensación de confianza. Es algo que, aunque debería verse en todas las empresas, se nota con especial énfasis en aquellas relacionadas con los productos financieros o los servicios que afectan más a nuestro bolsillo.
Una relación de confianza que, si eres una PYME, suele basarse en el conocimiento mútuo, el trato personal y la creencia en las personas. O así debería ser. Un diseño que diga a las claras qué es lo que hay y por qué lo que hay es tan bueno como lo de la competencia.

En este caso no se requieren grandes filigranas sino volver a los puntos de arriba y tener en cuenta que para que un diseño parezca profesional también deben serlo los objetos y los productos que lo acompañan: de nada vale tener ese diseño elegante si luego los textos de los productos de la web están redactados sin detalle ni ganas. Se trata de cumplir tanto en la forma como en el fondo, sonando seguro pero arriesgado, capaz de todo sin perder unos principios que ya no existen. A lo Loquillo.

Un diseño moderno. Un diseño arriesgado.

¿Pero y si tu sector de actividad te permite perder la cabeza? ¿Y si lo que quieres es llamar la atención? ¿Y si lo que necesitas es algo diferente, que permita no sólo que tus clientes te encuentren sino que además te vean? Los diseños a pantalla completa (de fotos enormes), por ejemplo, pueden ser una buena forma de lograr eso siempre y cuando, claro, tu negocio lo requiera.

Si te arriesgas, lógicamente, es por varias razones: puede que quieras distinguirte (y mucho) de la competencia. Puede que el sector en el que te ubicas lo requiera o que tu público esté preparado para recibirlo pero, cuando lo hagas, deberás tener en cuenta que la línea entre lo arriesgado y lo incomprensible es tan fina que, o lo planeas bien o puede que al tiempo estés haciendo cambios en lo hecho. Planifica, piensa y observa a la competencia y entonces, sí, entonces haz el diseño que crees que triunfará.

Y así, a base de canciones y un leve esbozo de cómo puede ser (sin que sea excluyente ya que puedes ser arriesgado y profesional o clásico pero de confianza) te mostramos alguna de las ideas sobre cómo puede sonar la web de tu empresa. El asunto y la pregunta, por tanto, es otra: ¿Sabes a qué suena tu empresa?
Mientras lo piensas, seguiremos dándole cañita a este mini guía que, en las próximas semanas iremos completando. Poco a poco.
Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

2 Comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies