¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Internet, periodismo y (mucha) comunicación corporativa

Empresas y Comunicación Corporativa | Microbio Comunicación

Internet, periodismo y (mucha) comunicación corporativa

Que no se diga que no te lo han dicho. Seguro que lo has leído o alguien te lo ha comentado: Cada vez comunicamos más. Cada vez escribimos más. Y, a la vez, cada vez se comunican más con nosotros.

Es decir, que cada vez hay no solo más gente mencionándote en una red social o hablando de ti, sino que también hay más marcas tratando de hablarte, tratando de decirte qué tienes que comprar o qué producto es lo más mejor que te ha pasado en la vida.

La cuestión, entonces, es saber si ya que desde las empresas cada vez se comunica más, también se comunica mejor. ¿Crees que las empresas que interactúan contigo en tu correo electrónico, en tu muro de Facebook e incluso en tu Whatsapp se comunican bien contigo? ¿Te molestan? ¿Te agradan? ¿Te cuentan lo que necesitas saber sobre ellos? ¿Cosas que te interesan? ¿Transmiten bien cuáles son sus servicios?

Sea cual sea la respuesta, tras eso hay algo de periodismo. Bueno, malo o mediopensionista, pero periodismo.

Llámalo periodismo, llámalo comunicación.

El periodismo es raro. Quizá lleve una década viviendo sus años más oscuros: menosprecio de la profesión (por parte del empresariado y del propio periodista), intrusismo a go-go y un cambio brutal en los medios y en las formas en que los periodistas realizan su trabajo; y, a la vez, quizá esté viviendo su momento más emocionante en los últimos 30 años.

Porque lo de la crisis del periodismo, en realidad, no es nuevo: la tele, probablemente, sea la mayor culpable de esa crisis. O la radio, unos años antes.

Si una vez leí que la crisis económica que nos asola tuvo su comienzo allá por los 70 cuando Estados Unidos abandonó el patrón oro, la crisis del periodismo comenzó, creemos,  el día que la información se mezcló con el entretenimiento.

Desde ese momento, de forma casi imperceptible, el entretenimiento fue permeando, gotita a gotita, al periodismo y, aunque mucho más lentamente, ese mismo proceso se produjo en el orden inverso.

Así, nos encontramos hoy en día con un periodismo entretenido y un entretenimiento ligeramente informativo. ¿No se han dado cuenta, entrañables lectores, de que en los medios “serios” cada día se cuelan más noticias “divertidas”, “asombrosas” o, simplemente, “extrañas”? ¿No se han dado cuenta de que con lo compleja que es la actualidad parece imposible resumir un “tema en profundidad” en los 40 segundos de la noticia del telediario?

Si a eso le sumamos la aparición de esa nueva revolución industrial pero a lo bestia que es internet, nos encontramos con un cambio profundo para la profesión de comunicador. Es decir, para el periodista: aparece un nuevo medio (internet) que agrupa a los viejos medios (es prensa -escrito-, es radio -podcast-, es tele -vídeo-) y que, de paso, crea nuevas formas de “periodismo”.
Empresas-y-Comunicación-Corporativa-02

Periodismo de contenidos o contenidos por periodistas

Y aquí estamos. Con un periodista que según sale de la carrera (y esa es otra) se encuentra con cosas que no le enseñan en la misma y con un cambio global en la profesión. Porque, sinceramente, cuando uno que ya es viejuno salía de la carrera la mayoría de nosotros quería trabajar en medios. Llámalo prensa, tele o radio. El problema es que ahora, aunque quieras trabajar en esos medios, la cosa está complicada. Tienes que trabajar, entonces, en los nuevos medios.

¿Y cuales, joven o maduro periodista, son esos medios? Los tienes delante: La comunciación corporativa, el marketing de contenidos o las propias redes sociales son el nuevo campo de combate de los periodistas.

Y sí, no es lo mismo. Eso no sacia tu necesidad de actualidad, carreras y estrés. Pero es que eso ha cambiado. O está por cambiar. No por que no haya medios rigurosos que sigan trabajando la actualidad y “lo noticiable”, no. Sino por que, con casi total probabilidad, hay más demanda de “comunicadores” -veasé periodistas- entre empresas que entre medios.

El periodista, por tanto, se encuentra en la tesitura de volver a resituar su profesión y sus aptitudes: si cada vez comunicamos más, si las empresas cada vez comunican más, es evidente que el periodista puede hacer algo con eso. Puede enseñar a comunicar, puede poner sus aptitudes en redacción al servicio de una empresa que ya no solo necesita “copys” atrayentes sino mensajes convincentes, empatía con su cliente y una relación fluida con su público.

Porque resulta que ahora las empresas, además de clientes, tienen público, lectores y televidentes. Crean publicidad, sí, pero también contenidos que ayudan, contenidos útiles que sirven para generar una relación con el lector, para ayudarles a vivir mejor con sus productos.

Por eso, señores y señoras, señoritas y señoritos, este es un artículo para periodistas, sí, pero también para empresas. Porque… ¿Empresa, sabes lo importante que es para tu negocio un periodista? ¿Y un comunicador?

Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

2 Comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR