¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

¿Cómo mejorar la calidad de nuestros contenidos?

Los contenidos de calidad son los padres | Microbio Comunicación

¿Cómo mejorar la calidad de nuestros contenidos?

Se nos llena la boca. Se nos llenan los tweets. Se nos llena la expectativa con los contenidos (con los de calidad y con los otros) y luego pasa lo que pasa: nada es lo que esperamos. Nos pasa con la vida, en general, y nos pasa con la comunicación.

Nos pasamos el día leyendo, bicheando y mirando de un lado para otro qué es lo mejor para cada cosa, analizando lo que un blog nos cuenta y lo que otro nos grita. Tenemos exceso de gente que habla de cómo hacer cosas que ellos, en realidad, no hacen.

Tenemos exceso de gente que, tras tres blogs y dos búsquedas en Google se arma de palabras y verborrea para hacer de consultor sin serlo. En social media. En SEO. En lo que sea. Consultores cuñado para clientes cuñado.

Salir vs Trabajar.

Muchas veces, en Microbio, comentamos la necesidad que tenemos de salir más, de mezclarnos más con el tejido emprendedor, con las instituciones de la zona, con quien demonios sea que esté ahí fuera. Ir a saraos. A gañotear y a echar un parlao, que dirían los castizos. Pero no. No podemos. Que no es que no queramos (que en ocasiones, también) sino que no podemos.

No podemos porque, y es algo muy habitual últimamente, no es lo mismo decir las cosas que hacerlas. Y, sobretodo, no es lo mismo articular un pensamiento que generar una estrategia de marketing o un desarrollo gráfico y creativo completo.

No es lo mismo decir que hay que implementar esta estrategia, que implementarla.

Y en estas estamos.

Nosotros y, como nosotros, otras miles de empresas, autónomos, CB´s, S.L o Start Ups que no hablan de hacer las cosas sino que las hacen. Pocas, las que más se esfuerzan, tienen miles de fans y muchos artículos en su blog. Lo tienen todo.

Pero otras muchas no tienen muchos seguidores, ni grandes lectores, pero hacen cosas únicas, alucinantes.

No las cuentan. Las hacen.

Emprendedores Empresas | Blog Microbio Comunicación

Tras la avalancha de todas esas nuevas herramientas audiovisuales y de comunicación que nos han permitido hacer con un móvil lo que antes hacían la radio, la tele y el periódico, hemos visto cómo quien más quien menos en el mundo de la comunicación o de la publicidad ha comenzado a vender oximorones al peso: calidad low cost, SEO al coste, creatividades rápidas, ideas exclusivas-a-20-euros o branded content tiradito.

Y si a ese mercado de oximorones le añades la extraña cualidad del ser humano medio para no valorar lo intangible, nos encontramos con el clima perfecto para la tormenta perfecta: nadie valora lo que haces porque, directamente, nadie tiene muy claro que, por ejemplo, una estrategia de marketing de contenidos sirva para algo.

Los contenidos, como decimos, son un caso a tener en cuenta:

No hay prácticamente ningún proyecto en el que no aparezca el tema de la estrategia de contenidos. O de las noticias. O del blog. Si no publicas tus pequeñas historias que no interesan a nadie excepto a ti y a tu departamento de ventas, no eres nadie. Ni nada.

Tener un blog ha sido durante estos años el “Must Have” de cualquier empresa: si no tienes uno, eres mierda.

No te quiere ni Google, que quiere a cualquiera con un enlace y cuatro metatags.

Y lo sé de buena tinta: Durante años nos hemos peleado entre horas para hacer ver a nuestros felices clientes que de nada servía un blog sin una estrategia adecuada de contenidos y de marketing, sin pararte a pensar un poco en qué demonios es un contenido, cuándo tenemos un contenido y de qué forma vamos a transmitir ese contenido.

Y pongo el acento en la palabra contenido, tan de moda, cuando en realidad deberíamos utilizar otra palabra un poco más de aquí: Tema.

El Tema es un contenido, pero mejor.

Aunque aún es complicado, por que somos pequeños y frágiles, en Microbio llevamos un tiempo tratando de implementar poco a poco una forma de ir encontrando todos los temas que requieren nuestros contenidos.

Es decir, haciendo curación de temas, que no de contenidos.

Esto que suena así como muy muy, no es más que lo que se ha hecho todo la vida en las redacciones cuando no tienes que publicar mierda inmediata y puedes pararte a pensar: ¿Qué hay más allá de ese contenido?

“Contenido”, actualmente, lo es todo. Internet al completo es un enorme océano de contenido sin estrategia, orden ni concierto que báscula entre calidad de la buena y basura de la mejor, sin estar muy claro qué es lo que más visitas atraerá en cada momento.

Si internet fuera un foro, nos pasaríamos todo el día borrando mensajes por que eso que acabas de decir ya se ha dicho en otro hilo.

Pero no: internet crece a base de contenido que replica contenido anterior, que lo versiona, lo modifica y lo altera, creando nuevo contenido mejor o peor, según el caso, y haciendo que la rueda siga girando. De esta forma, el contenido ya está ahí, pero el tema no.

Crear Contenidos | Blog Microbio Comunicación

El tema es lo transversal, lo que articula a ese contenido y lo que nos permite ir un poco más allá de las 600 palabras. Es hora, entonces, de quitarnos el sombrero de redactores y ponernos el sombrero de periodistas: el valor del periodista digital está en saber encontrar el tema dentro del contenido para alinearlo a una estrategia de comunicación.

En ver más allá del contenido y de la actualidad para dar con ese hilo que articulará una nueva propuesta bajo el formato que sea: no se trata de redactar, sino de crear un nuevo “contenido” con un nuevo tema y en el mejor formato posible para que llegue a nuestra audiencia. Para informarles deloquesea.

No es escribir.

No es hacer una entrada.

Es crear algo. Algo diferente. Es, sencillamente, comunicación.

Contenidos de calidad o la muerte en vida.

Llegados a este punto, volvemos al contenido y al cuñado. Sí, como comentábamos, es y era habitual el hablar de tener un blog sin pensar en qué íbamos a poner en él, también es habitual hablar de hacer contenidos de calidad sin saber qué es «calidad». Ni más ni menos.

Entonces… ¿Qué es un contenido de calidad?

Hace años, un contenido de calidad podía pasar por una entrada de hasta 600 palabras, con una entradilla repleta de palabras clave pero con sentido, en el que la información fuera fidedigna, tuviera cuatro enlaces internos, dos externos y un ratio de densidad de palabra clave del 3%. Más menos.

Pero esa era la parte técnica: un contenido de calidad, entonces (y aún ahora) era el que además de contener todos esos tecnicismos fundamentales, estaba bien redactado. Con eso, en principio, valía: tampoco escribía tanta gente y tampoco había tanto contenido.

Con el tiempo, (en realidad con muy poco tiempo) la cosa se masificó. Internet estaba (y está) lleno de artículos de “contenido de calidad” escritos por traductores automáticos, personas con problemas de movilidad al teclear o, directamente, seres que creen que se escribe como se habla.

En ese momento, la balanza cambió y, además de estar “bien redactado” comenzó a notarse un cambio: se requería una “personalidad” en nuestra estrategia de marketing de contenidos. Un “tono”. Algo que nos permitiera distinguirnos mediante el lenguaje escrito de esa marabunta de bloggers de tecla ágil y edición lenta.

Eso casi fue antes de ayer. Justo antes de que Google se pusiera a ordenar la información. Justo antes de la web semántica. Justo antes del momento en que crear contenidos de calidad y útiles empezara a complicarse (incluso aunque tuvieras una buena estrategia de branded content detrás). Tal y como trataremos de explicar al que puedes acceder desde ahí abajo.

O algo parecido. 🙂

Microbio recuerda...
Esta es la primera parte del artículo “Cómo mejorar la calidad de nuestros contenidos”. Puedes leer la segunda entrega aquí.
Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

2 Comentarios
  • Judit
    Posted at 13:28h, 27 Septiembre Responder

    El día en el que aprendimos a escribir para algoritmos.

    • Microbio Comunicación
      Posted at 18:16h, 27 Septiembre Responder

      Los periodistas que susurraban a los algoritmos! 😛

      Y para eso, esta recomendación que hemos estado leyendo y que es ideal para escribir para algoritmos tontorrones que quieren entender pero no saben cómo -si no lo has leído ya- –> HTML5 para periodistas

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies