¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Naming: ¿Qué fue antes? ¿El nombre o el logo?

Crear el nombre de tu empresa: Logo o naiming | Microbio Comunicación

Naming: ¿Qué fue antes? ¿El nombre o el logo?

En el proceso de realizar un ejercicio de naming para tu empresa tenemos algo claro: El nombre es uno de los elementos de marketing más importantes de una marca. Y, a la vez, una de las principales fuentes de inspiración para crear su identidad visual.

Sí. A ti también te ha pasado 🙂

Al leer la pregunta que da título a este post, te ha venido a la cabeza -como a mí-, la eterna incógnita: ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Pero como no estamos aquí para dilucidar el sentido del Universo y todo lo demás, es mejor que nos centremos en lo nuestro:

¿Por dónde empiezo para crear mi marca? ¿Por el nombre? ¿Por el logo? Sigue leyendo y quizá podamos solucionar alguna de esas dudas 🙂

Frente a la controversia que causa lo del huevo y la gallina y las opiniones varias que hay al respecto, en el caso que nos ocupa, el del naming, parece que todo está más claro.

Hay una voz unánime que grita muy alto que, para hacer bien las cosas, la elección del nombre de una empresa nunca debe coincidir o ser posterior al diseño del logotipo. Unanimidad pura y dura.

¿Qué es primero el logo o el nombre? | Microbio Comunicación

El nombre, entonces, es clave:

  1. Es el mejor embajador de tu marca.
  2. Es la tarjeta de presentación que el cliente va a retener en su memoria.
  3. Es la pieza ‘madre’ de cualquier estrategia de negocio.
  4. Es lo más visto, oído, escrito y repetido.
  5. En definitiva, el nombre es uno de los elementos de marketing más importantes de una empresa.

Por todas estas razones, el nombre de una empresa debe recuperar el lugar que se merece: deja de pensar que sólo se trata de poner un nombre, que también, sino que va mucho más allá.

Además de ser el nombre que da forma a tu marca, a tu imagen y a todos los elementos del branding en general, es lo que te representa, es cómo te va a llamar la gente, cómo te va a conocer e, incluso, cómo te va a elegir.

Esto es algo muy serio, my friend 😉

El nombre como fuente de inspiración

Entonces ya tenemos respuesta a la pregunta del principio: EL NOMBRE ES ANTES QUE EL LOGO, y tiene que servir de ‘saco de ideas’ para, después, crear la identidad visual de una marca, y no al revés.

Nunca hay que seleccionar un nombre en base a un logo, ya que esto podría condicionar, y mucho, el resultado del ejercicio de naming. Además, de una forma u otra, cualquier nombre puede transformarse en un logotipo.

El nombre es una FUENTE DE INSPIRACIÓN. ¡No lo olvides!

Prueba de esto que estamos hablando es la multitud de marcas que existen en el mundo cuyo logotipo queda reducido, con más o menos acierto, al propio nombre o a las iniciales del mismo. Por ejemplo, se nos vienen a la cabeza Calvin Klein, Kodak, Louis Vuitton, Honda, Gucci, Canon, Ives Saint Laurent…, y un largo etcétera.

¿Qué es primero el logo o el nombre? | Microbio Comunicación

Nombre y logotipo, ese matrimonio bien avenido

Sin embargo, que el proceso de construcción de la personalidad corporativa de una compañía tenga que iniciarse por el nombre no quiere decir que el resto de componentes del ejercicio de naming sean secundarios, ni mucho menos.

Para que lo entiendas, únicamente se trata de establecer un orden de ejecución entre elementos que tienen igual importancia y que son sobre los que se va a sustentar una marca.

Una marca que, por cierto, necesita ser verbal y visual al mismo tiempo.

El naming y el icono son como el arcoiris y la lluvia, o la rosas y las espinas, van juntos, uno no puede ser sin el otro.

Todo nombre, por tanto, necesita de un dibujo que lo explique, aunque el dibujo no deba ni tenga por qué hacer referencia a ese nombre.

¿Lioso? Vamos a tirar de un ejemplo real, que siempre ayuda:

¿Crees que alguien al ver un cocodrilo, así de primeras, sin tener más datos, pensaría que está ante el logo de una marca de ropa? En apariencia, una cosa no tiene que ver con la otra. Pero cuando un logo y un nombre ‘casan’, la relación funciona de cine.

Por muy raro que parezca, ante un nombre y un icono sin nada en común, con el tiempo, se produce un efecto psicológico en el que nuestra mente asocia lo que está junto.

Además, se fomenta un sistema de imagen-texto que facilita que al leer y verbalizar la marca junto al logotipo reforcemos nuestra capacidad de recordarlo.

¿Cómo nació el logo de Apple? | Microbio Comunicación

¿Por qué Apple se llama Apple?

Como colofón a este post sobre el naming y su importancia, vamos a ver el caso de la archiconocida marca Apple, que ha traspasado fronteras y que en la actualidad es reconocida por todo el mundo.

Nos viene al pelo porque refleja a la perfección lo que estamos tratando.

Rondaba el año 1976 cuando Jobs y Wozniak decidieron fundar su primera empresa, y empezaron por el principio, claro: ¿cómo la llamamos?

No tuvieron un ‘NameList’ al uso, sino que barajaron tres nombres:

Uno de ellos fue ‘Matrix’, haciendo referencia a la matriz de puntos de una pantalla. Muy descriptivo y enfocado en los valores tecnológicos de la marca.

Otro fue ‘Executek’, un neologismo surgido a partir de una palabra técnica y propia del sector.

Pero éstos dos fueron descartados y es cuando entró en juego ‘Apple’, el nombre que menos tenía que ver con la parte tangible de la marca, pero que fue el que finalmente triunfó (y el nombre que registraron, claro).

Steve Jobs, de hecho, contó la historia en numerosas ocasiones:

“Yo estaba siguiendo una de mis dietas de fruta y acababa de volver del huerto de manzanos que podaba en la All One Farm. Sonaba divertido, enérgico y nada intimidante. El nombre Apple limaba las asperezas de la palabra ‘computer’. Además, con aquel nombre adelantaríamos a Atari en el listín telefónico”.

Esto demuestra cómo los nombres conceptuales ayudan a establecer con el paso del tiempo una identidad más fuerte que los descriptivos. De hecho, Apple es un nombre descriptivo en el sector de la fruta -aunque pase completamente desapercibido-, pero no lo es enmarcado en la categoría de la tecnología, de ahí su éxito.

¿Y qué viene después del nombre?

¡Muy bien, el logo!

Antes del celebérrimo icono actual, la famosa manzana mordida en color gris, Apple tuvo otros dos, pero esto ya lo dejamos para otro día 😉

Ana Román
ana@microbio.tv
No hay comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies