¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

¿Qué puede hacer WordPress por mi? (Y qué puedo hacer yo por él)

Que puedo hacer con WordPress | Microbio Comunicación

¿Qué puede hacer WordPress por mi? (Y qué puedo hacer yo por él)

Acabábamos el artículo de la semana pasada preguntándonos qué podía hacer un gestor de contenidos como WordPress por nosotros. Decíamos que, como quien dice, puede hacer de todo y que, para no liarnos más, lo explicaríamos aquí. Y allá vamos.

Que WordPress puede hacer casi de todo, es cierto. Casi cualquier web que uno pueda imaginar puede ser construida con WordPress como base. Y decimos como base por que una de las mejores cosas que tiene este CMS es su tremenda customización, las mil y una posibilidades de alterar la base que te da el propio gestor de contenidos: entre las plantillas (miles) y los plugins (millones) lo que uno termina teniendo es una web que era WordPress y que ahora es tu propia versión de WordPress adaptada a lo que necesites: sólo un blog, una página corporativa, una web de noticias, una tienda online o una mezcla de las unas y de las otras.

¿Qué es eso de plantillas, themes y plugins?

Si has comenzado a entrar en el mundo de WordPress o estás pensando en montar una web y servirte de él, ya habrás escuchado hablar de las plantillas o los plugins. Bien, pues vayamos por partes:

  • Plantillas:Llamadas así o “themes” (por “temas” en inglés), es todo lo que puedes ver aquí alrededor mientras lees: son los colores, la colocación y el tamaño del texto, el tamaño de las fotos o la forma en que se ve la página en sí (como en el caso de la nuestra, que se ve entera de un golpe). Básicamente es el envoltorio sobre el que se coloca todo. Hay miles de plantillas, por no decir millones. Cada una es diferente y, según su usabilidad o la forma en que está colocada, puede valer para una cosa o para la otra. Si queréis saber más sobre esto, no lo dudéis ni por un instante y echadle un vistazo a esta charla de Esteban Mucientes (@mediotic) en la WordCamp de Sevilla de este año.
  • Plugins: Los plugins son, directamente los que logran que WordPress vaya mucho más allá que el resto. Imaginad que nosotros, en esta web, quisiéramos vender camisetas. Sin hacer nada especial (aunque no quedaría muy bien) podríamos instalar un buen plugin que permitiera comprar las camisetas desde la página, sin muchas complicaciones para el cliente. Pero si quisiéramos, por ejemplo, que debajo de cada entrada de nuestro blog aparecieran artículos relacionados (como aparecen ahí abajo) también instalaríamos un plugin. Es decir, los plugins (los buenos plugins como veremos luego) permiten a WordPress, y por tanto a ti, que hagas lo que buenamente quieras.

WordPress | Microbio Comunicación

Y, entonces, ¿esto es gratis?

Estoooo, no. Hay plugins y páginas gratuitas pero, para lo que nos atañe, las podemos olvidar. Si quieres hacer algo bueno, que funcione, que no termine destrozado al cabo de un año y sin que sepas muy bien cómo ni por qué tu web ya no es lo que era, olvidate de lo gratis. Hay plantillas muy buenas, eso es cierto, pero ya no se trata de eso.

Cuando compras una plantilla (o cuando te la descargas gratuitamente) lo único que contratas es la forma en que quién hizo esa plantilla quiso pensar esa web: no es tuya. Para personalizarla, y eso pasa cada día más, necesitas algo más. Necesitas una customización completa que convierta esa página que has comprado en tu página.

Traducir hasta la más mínima palabra, adaptar los menús, comprobar (antes de la descarga o la compra) si la usabilidad de la página se adapta no ya a lo que quieres ahora, sino a lo que podrás querer en un futuro, es más laborioso de lo que parece. Así, las plantillas de pago facilitan ese proceso de adaptación y, de paso, aumentan las posibilidades de customización hasta límites muy, pero que muy complejos y divertidos.

Con los plugins sucede algo parecido. Hay muchos plugins gratuitos pero si quieres llegar hasta un determinado uso de la web, te conviene apostar por algunos de ellos de pago. Eso sí, muchos de los que utilizarás serán gratuitos y serán buenos pero, al pasar a ese siguiente nivel, encontrarás que la mezcla de determinados plugins puede llevar a errores atroces en tu web ya sea a nivel de SEO o de estructura. Es más, mentiríamos si no dijéramos que alguna vez, cuando hace años comenzamos a utilizar WordPress, al darle al botón de “Install” sufríamos un repentino escalofrio que nos recorría el cuerpo por si algo pasaba y todo se iba al garete.
Y así, llegamos a la parte final del artículo de esta semana: ¿Qué puedo hacer yo por WordPress?

Ok. Vale. ¿Qué puedo hacer yo por WordPress?

Básicamente, aportar: aportar donaciones a los plugins que utilizamos (cuando podamos, por poco que podamos) o a los diseñadores a los que descargamos (a los que no pagues). Que haya tantas cosas buenas gratuitas y de pago sólo puede significar una cosa: que la comunidad crece. Y si crece esa comunidad crecen las posibilidades de que este gestor de contenido continúe progresando durante años y años. Sus posibilidades aumentan con cada nuevo usuario que comienza entender un poco más de la web, de internet, gracias a trastear con este CMS que te permite precisamente eso trastear y dar pasos de gigante para, al final, tener una página web estable que, a base de trabajo y tiempo logre posicionarse, atraer ventas o simplemente, atraer la atención de tu público objetivo.

 

Y, sobretodo, que nos demos cuenta de que, más allá de todo eso gratis que hemos contado, hay un mundo más allá, un mundo muy profesional que se dedica no sólo a la construcción de páginas web para pequeños negocios sino a la creación de webs gigantescas, para grandes empresas, capaces de focalizar la actividad de millones de visitas al mes sin despeinarse. Pero eso, lo de las grandes empresas, lo de las grandes webs y demás, lo dejamos para el próximo episodio de esta mini guía sobre WordPress.

Fotos del perfil de Flickr de Randy Stewart y John Fischer

Etiquetas:
,
Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

3 Comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies