¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

¿Quién demonios es Salvador Raya? (Y qué podemos aprender de él)

¿Quién demonios es Salvador Raya? (Y qué podemos aprender de él)

Salvador Raya es un tipo peculiar. Provisto de una webcam, muy poca vergüenza y unas enormes ganas de contarle cosas al mundo, el tal Raya no para. Tiene un canal de YouTube con 20.267 suscriptores y más de siete millones de visualizaciones a los 434 vídeos que, por el momento, ha colgado. Y falta su web, que de momento tiene dominio (www.salvadorraya.com) y nada más. Ahí queda eso. Todo esto debería tener más mérito aún si tenemos en cuenta que los vídeos originales que cuelga van desde esto (pincha si quieres ver los vídeos):

[tw-toggle title=”Salvador Raya aprende inglés”]
[/tw-toggle]

A esto…

[tw-toggle title=”Salvador Raya da las noticias”]
[/tw-toggle]

Para llegar a esto otro:

[tw-toggle title=”Salvador Raya te enseña cosas”]
[/tw-toggle]

Su página de Facebook le gusta a más de 12.000 personas y, mientras, Salvador sigue ahí, donde sea, haciendo vídeos y subiéndolos como si no hubiera un mañana. Podríamos, por tanto, reflexionar sobre qué le pasa a Salvador y por qué hace lo que hace. Como si estuviéramos en un teatro de lo absurdo, dejaremos eso a otros. Tratar de averiguar sus motivaciones o sus ausencias sólo nos llevaría a un debate sin sentido. Centrémonos, por tanto, en los contenidos.

Salvador Raya y sus temáticas

Raya habla de lo que le viene en gana. De nuevo, sus criterios, nos son indiferentes. Lo mismo te cuenta el paso de Venus por delante del Sol que te cuela que Vodafone presentará un teléfono en asociación con la discoteca Pachá (que lleva, así a lo tonto, más de 4.000 visualizaciones). Cuelga vídeos todas las semanas y en todos luce el mismo aspecto y la misma habitación. Él y su codorniz. Su codorniz y él.

Lógicamente, toda esto provoca sospechas sobre su autenticidad (como intentó esbozar Flo en Otra Movida cuando hace un tiempo lo entrevistaron entre risas, chanzas y demás varietés). Hoy en día nada parece lo que es pero, en cambio, Raya parece tan auténtico que duele. Aún así, en Microbio Comunicación nos gusta, al menos, plantearnos qué se puede aprender de él. O de lo que hace.

Contenidos y perserverancia

Expliquémonos, entonces: Salvador Raya no tiene trabajo y le gustan los vídeos. Entonces, Salvador Raya hace vídeos y los sube a YouTube. Los sube sin fin por que es lo que le gusta. Sin más. Con el tiempo, y las muchas subidas, aparece el público -sea cual sea ese público- y Salvador Raya continúa subiendo vídeos. Hay gente que lo odia, gente que lo ve sin más y gente que lo sigue (por odio de nuevo o por afición). Por lo que sea pero se ve. Por que, simplemente, Salvador Raya hace lo que le apetece sin preguntar a nadie qué debe ser lo que le apetece.

Sube contenidos a la red sin esperar nada a cambio (aunque puede que acabe recibiendo) y sin cambiar ni un ápice de lo que hace sean quienes sean los que le vean, le insulten o le aplaudan. Salvador Raya, por tanto, es simpleza aplicada a internet. Puro deseo infantil y adolescente de hacer lo que uno quiere cuando quiere.

La clave es lo que quieres

Como es lógico, de Raya no podemos esperar nada más. Seguramente en su fuero adolescente desee convertirse en periodista o algo por el estilo. Es posible que quiera dedicarse a esto de la comunicación aunque el mundo, en realidad, no dejará de verle como lo que es ahora mismo. Aún así, de Raya se pueden aprender varios puntos importantes, varias cosas que todos debemos tener en cuenta:

  • Hacer lo que uno quiere, si cree en ello, puede traer beneficios.
  • Hay un público para todo en la red. Nadie tiene la clave del éxito.
  • El poder es del usuario. Es él quien decide si le interesa algo, por extraño que pueda parecernos.
  • El triunfo tiene mucho de consistencia y perserverancia.
  • La naturalidad (entendida no solo como la ve Raya) es fundamental para el éxito.

Conclusion, cierre y off a Salvador

Llegan los memes y la viralidad, el momento cumbre, pero Salvador Raya no hará nada. Se disipará en la red en un tiempo y seguirá subiendo vídeos. Seguirá teniendo su público (extraño o simpático) mientras siga haciendo exactamente lo que hace, por inquietante que sea. Aportará su granito de arena a la red y seguirá con su codorniz, comentando videojuegos o dando indicaciones absurdas. Un poco como hacemos todos.

Por eso, de Salvador, nos quedamos con lo que hace y no por qué lo hace. Crear contenidos, sin prisa pero sin pausa, con una línea continua y establecida es algo en lo que todos deberíamos trabajar. O al menos, como hace Raya, intentarlo.

Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

4 Comentarios
  • Alberto
    Posted at 09:30h, 09 Enero Responder

    Hola, autor de este post.

    En tu artículo denotas, de forma inequívoca, que te escuece el éxito de Salvador Raya. Por cierto, he llegado hasta esta web buscando precisamente en Google información sobre Raya. Por tanto, si te has propuesto fastidiarle, déjame decirte que pareces su community manager, porque le estás aydando grandemente. Te pasa como a Mourinho, que se ha convertido en el mejor embajador del FC Barcelona.

    En vez de criticarle, deberías pensar qué has aprendido de su éxito para poderlo poner en práctica. Yo, sin duda, he sacado un par de lecciones, que voy a aplicar justo después de poner “adiós” y mi firma.

    Adiós.
    Alberto Gómez

    • Alex Sanz
      Posted at 09:43h, 09 Enero Responder

      ¡Hola Alberto!

      Lo primero, cómo no, gracias por tu comentario. Lo segundo, nos hemos quedado muy locos al ver a Mourinho en algo relacionado con Salvador Raya… ¡Tendríamos que hacer otro artículo sobre qué aprender de Mou! 🙂 No, ahora en serio, ya fuera de bromas… si lo que has notado en el texto era que nos escuece el “éxito” de Salvador Raya es que no nos hemos explicado bien: lo que queríamos no era más que mostrar una visión general de una persona (y de su personaje) que hace única y exactamente lo que quiere. A nosotros eso nos gusta, aunque nos desconcierte la forma en que lo hace. De hecho, el artículo va precisamente de eso, de qué podemos aprender de Salvador Raya y de las cosas que hace.

      Aún así, esperamos que ese par de lecciones que has sacado te valgan y te ayuden: lo que nos motiva es eso, que de todo se puede aprender, independientemente de la opinión general que haya sobre ese todo.

      Dicho esto, un saludo y… ¡Sigamos!

  • ING
    Posted at 23:59h, 23 Enero Responder

    Salvador raya es el puto amo !!!!!

    este viene hacer historia,…. que digo historia este viene a ser una leyenda del periodismo español !.

  • Adrian
    Posted at 22:10h, 30 Octubre Responder

    Este salvador raya es la leche haha

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR