¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Redactar no vale para nada (o cómo crear contenidos diferentes) (II)

Como crear contenidos de calidad | Microbio Comunicación

Redactar no vale para nada (o cómo crear contenidos diferentes) (II)

Podemos decirlo bien alto: ya está escrito todo. Estas letras, de hecho, ya están escritas. Seguramente yo mismo las haya leído en otro blog de branded content, en un charla de emprendimiento digital o en la página de aquel visionario del 99 que pronóstico la blogosfera. Probablemente.

Microbio recuerda...
Esta es la segunda parte del artículo “Los Contenidos de calidad son los padres” que puedes leer aquí

No es necesario que sigamos escribiendo más. Necesitamos contenidos de calidad. No más contenidos sin más. Es necesario pararnos a redefinir nuestra estrategia de marketing de contenidos y empezar a pensar en el largo plazo. Es necesario hacernos a la idea de que Facebook, Twitter o Instagram van a estar con nosotros, como mínimo, otros cinco o diez años a pleno rendimiento. Y que luego llegarán otras. O se quedarán estas.

Es necesario analizar cómo el contenido ha comenzado a cambiar (Snapchat Mon Amour) y en cómo vamos a ir gestionando dentro de una década esos monstruosos blogs corporativos repletos de noticias que ni recordamos. Parece una obviedad, pero en ocasiones hay que decírselo a la gente como si fuera un mantra:

Internet está aquí para quedarse. Las redes sociales, mutarán, cambiarán, pero están aquí para quedarse.

Una empresa, ya lo sabemos, encuentra en internet un mundo repleto de oportunidades y unicornios: puede convertirse en un medio, ganar relevancia en su sector y gestionar su comunicación y su publicidad de una forma diferente. Única. Pero eso no va a pasar por que publiques x veces al día en Facebook. No será ese contenido del blog de “10 cosas que…” la que consiga eso.

No, tio, no.

¿Qué demonios significa eso de “Contenido para mi blog”?

Partamos del hecho de que la separación entre comunicación y marketing cada día es más difusa. O inexistente. Así, el otro día leía un artículo de Ali Mese en el que explicaba su experiencia tratando de hacer las cosas esas del marketing de forma más humana.

El artículo termina con una frase que, sinceramente, es aplicable a esta disquisición sobre los contenidos de calidad y comunicación:

“What do people tell their friends about you? Is it your button colour that converts 0.0123456789 percent better than the other? Or is it the extreme value you delight your users with?”

O, aplicado a lo nuestro: céntrate en la capacidad que tienes para crear buenas historias y contarlas y rodéate de un equipo que sea capaz de crearlas.

Historias que interesen a tu público y que vayan más allá de los objetivos de visitas mensuales.Olvida las 600 palabras, las visitas inmediatas al blog y los Me Gusta en el Facebook.

Creatividad para crear contenidos de calidad | Blog Microbio ComunicaciónPiensa en tu cliente, en los temas que le interesan y dale duro. Olvida dos días las estadísticas, el crecimiento orgánico y a la Virgen Santísima y párate a pensar en lo que está comunicando tu marca en el día a día y no tanto en esas campañas puntuales: tu campaña, hoy, es continua y no termina nunca.

Tu campaña es tu Facebook.

Tu campaña es todo lo que transmites.

Cuando todo el mundo mire al ROI, tu mira a tu cliente. Al que ya te compra. Y habla con él.

Comienza a buscar temas para crear historias y no a buscar contenidos para crear entradas. Humaniza tu trabajo y encuentra el formato más óptimo para transmitir tus ideas: Escrito, en vídeo, en podcast o en las farolas. Donde mejor te venga a ti o a tu público.

Por que, actualmente, en un mundo en el que compramos tangibles a través de un intangible, lo que importa es todo. El contenido nos permite cambiar la percepción que el usuario tiene de nosotros pero para lograr eso tenemos que asumir que “contenido” es todo lo que rodea a tu marca (tus textos, tus fotos, tus vídeos, tus frasecitas con faltas de ortografía en Facebook).

Saber que no importan tanto las tres entradas en Facebook y los dos artículos de blog sino lo que vamos a contar en el largo plazo. La estrategia de ser conscientes de que una empresa no tiene que comunicarlo todo en un día y mucho menos en una sola noticia.

Estrategia de marketing, sí. ¿Creatividad? También.

Por si quedaba alguna duda, los contenidos no se escriben solos. No se teclean, se diseñan o se graban solos. Los temas no llueven del aire y los textos no se publican sin corregir (casi nunca). No hay duendes editores ni redactores. No hay duendes creativos ni drogas que suplanten al esfuerzo (o al menos no funcionan siempre).

los contenidos no se escriben solos | Blog Microbio ComunicaciónEn el mundo de los contenidos de calidad, de los buenos contenidos de calidad, los temas que tratamos no son artículos. No son entradas. Y no es igual el contenido que el texto, como si pudiéramos eliminar de la ecuación el resto de elementos (gráficas, vídeos, infografías, etcétera) que tenemos a mano.

Eso, como comentábamos en el anterior post, fue antes de ayer.

Actualmente, con una cantidad ingente de personas creando “contenidos unicos y de calidad” necesitamos visibilizar el proceso de trabajo que conlleva la creación de un buen contenido para que este, al menos, tenga un mínimo de calidad.

Es una labor puramente periodística que deberíamos resaltar (y que en Microbio nos encanta desarrollar). Por que tiene valor. Y está más vigente que nunca, siempre y cuando lo hagamos siguiendo (como mínimo) estos pasos para garantizar un contenido de calidad:

  • Primero, encuentra el tema, las fuentes de la noticia y la documentación. Felicidades, tienes un RSS y no hay que ir a ningún lado a hablar con nadie. O no ahora.
  • Ordena y estructura la información. Y asegúrate de su veracidad. Al menos, haz más de dos búsquedas en Google, anda.
  • Piensa en el formato: ¿Cómo lo vamos a contar? ¿Podemos hacer un vídeo? ¿Es necesario hacer un vídeo? ¿No hay suficientes vídeos ya? (Y trabaja a partir de ahí).
  • Redacta, guioniza y diseña. O todas a la vez.
  • Deja reposar, reserva. Vuelve a él en unos días.
  • Que otra persona lo edite, y lo corrija. Y si tiene mucho texto, imprímelo: nada resalta más una errata que una lectura ajena e impresa.
  • Manda al cliente -si lo hay- y espera (pacientemente). Si no, guárdalo y vuelve a él en unos días.
  • Corrige de nuevo, vuelve a editar bajo las correcciones (siempre hay correcciones) y vuelve a mandar.
  • Publica, crea los textos para RRSS, ponlo en cola y crea nuevas versiones de la gráfica de RRSS para compartir sucesivamente.
  • Ponle enlaces a las entradas anteriores que apunten a este nuevo contenido (y viceversa).
  • Pasado un tiempo, actualiza el contenido (seguro que algo nuevo se puede poner) y…¡Repeat!

 

Y todo, partiendo de la base de que el tema ya sea bueno y tenga su jugo. Que interese. Y que el equipo o la persona encargada de hacerlo sepa redactarlo, expresarlo o comunicarlo. Y, para rematar, que esté alineado a tu estrategia de marketing. Sea la de marketing de toda la vida o sea la de marketing de contenidos.

No todo el mundo puede comunicar cualquier cosa por el simple hecho de saber escribir o hablar.

Es este proceso, entonces, en el que invertimos nuestro tiempo, nuestra creatividad (ya hablaremos de esto otro día) y nuestras ganas para crear algo único.

Son estas fases las que diferencian un contenido cualquiera de un tema desarrollado, con amplias vías de expresión, capaz de alargarse en el tiempo y de admitir nuevos formatos y modificaciones bajo una misma comunicación. Un tema de calidad con contenidos de calidad.

Pero, claro, todo esta buena mierda superlarga que te hemos contado no es lo mismo que esa imagen tan molona de Mr. Wonderful para desear los Buenos Días que llevas poniendo dos años en Facebook.

Ni-pa-re-ci-do.

Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

No hay comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR