¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Y tú… ¿Qué publicidad quieres?

Guía Publicidad PYMES | Microbio Comunicación

Y tú… ¿Qué publicidad quieres?

“Hazlo simple. Hazlo memorable. Hazlo tentador de mirar. Hazlo divertido de leer”.

Leo Burnett.

Y parece fácil. Es habitual que uno, cuando lee frases de este tipo, tan inspiradoras, tan de “hacerlo fácil”, se quede pensando en hacerlo simple. En hacerlo memorable. Pero no es tan fácil. No es tan memorable.

Sobretodo por que la historia ha cambiado mucho. Quizá demasiado. Desde que Leo Burnett dijera tal frase, el mundo -y la publicidad con él- se ha trastocado vitalmente. Ya no es lo que era. Ahora, simplemente, es más: más conectado. Más “socializado”. Todo se sabe.

Por eso, hacer algo memorable y simple, en un mundo tan complejo y repleto de mensajes que aspiran a ser sino inolvidables sí perdurables, pasa por hacernos, previamente, una serie de cuestiones. Para que luego no nos demos cuenta de que el mensaje que hemos creado más que memorable es, simplemente, inconsistente.

¿Cuánto te puedes gastar?

Es fundamental. Como en casi todas las esferas de la vida. ¿Cuánto dinero puedes invertir en la publicidad que quieres? Y aquí, cuidado, por que como siempre, cuanto más queremos más gastaremos: necesitas tener en cuenta el presupuesto que invertirás en los medios que difundirán tu mensaje (¿tele?, ¿adwords?, ¿esa revista?, ¿aquel periódico?) y en las personas o agencias de publicidad que crearán ese mensaje: Desde las palabras que lo expresarán al diseño que lo mostrará al público o las redes sociales que lo difundirás y imágenes que lo harán comprensible. Todo, necesita de alguien, de expertos que lo pongan en claro.

De poco vale hacer una campaña de publicidad ambiciosa gráficamente si no tienes el dinero para imprimir miles de carteles. De nada vale hacer un anuncio para la televisión si luego no tienes dinero para pagar a la televisión. Y lo mismo a la inversa: no puedes (o más bien no debes) gastarte miles de euros en emitir un anuncio en televisión y no invertir una cantidad similar en la realización y producción de ese vídeo. O sí, pero entonces tendrás un anuncio en la tele que dará una imagen pésima de tu negocio.

¿Hasta dónde quieres llegar?

Si lo dice el dicho será por algo: “El que mucho abarca poco aprieta”. Aunque sea lógico que pienses que si vas a realizar una inversión mejor lanzar tu mensaje a los cuatro vientos, lo suyo es que lo orientes. Que lo pautes. Que conozcas bien a tu público objetivo y que, de paso, tengas claro qué partes de tu público objetivo son los que te van a comprar. Quién es tu “buyer persona” y que puedas dirigirte a él.

De nada te vale tirar perdigones como si no hubiera un mañana: centra tu mensaje en un grupo concreto y atácale directamente, dile lo que quieres decirle en su propio lenguaje. No se puede complacer a todo el mundo. De hecho, lo mejor que puedes hacer es complacer unos pocos. Pocos, pero fieles.

¿Qué objetivos quieres lograr?

¿Necesitas aumentar tus ventas o hacer marca y dar a conocer tu producto? Puede que parezca lo mismo pero no lo es. ¿Quieres ofrecer un nuevo servicio dentro de tu negocio o hablar de una rebaja en uno de tus productos estrella? Cada objetivo requiere de unas medidas diferentes y de una publicidad diferente. De nada te vale, como decíamos, llegar hasta el infinito y más allá si no sabes cómo volver de ese infinito. Si, por el contrario, tenemos claro lo que necesitamos podremos enfocar nuestro mensaje a la perfección y trasmitir y comunicar, exactamente, la publicidad que queremos hacer llegar a nuestro público.

¿Tienes un plan?

Quizá este tendría que ser el primer punto. Tener un plan es la base de cualquier inversión. Si cuando te vas de vacaciones inviertes un tiempo en ver dónde vas a ir y en organizar tu tiempo… ¿Por qué cuando haces publicidad para tu empresa no te paras a pensar cómo lo vas a hacer y qué sentido va a tener?

Un plan de comunicación y marketing puede -y suele.- parecer un gasto superfluo para muchas empresas pero ayuda, y mucho, a minificar los daños: la publicidad tiene un componente aleatorio importante y la única forma de contrarestar ese componente es analizando la situación previamente, realizando una estrategia, un plan que afronte las fortalezas, los daños, las amenazas y las oportunidades de tu negocio. Para que, a partir de ahí, el mensaje que se lance, la publicidad que se realice, salga de un punto A para llegar a un punto B. Y, sobretodo, para que puedas analizar los resultados y comprender si lo que haces funciona o, simplemente, pasa desapercibido.

¿Estás preparado para exponerte?

Esta es nueva: por un lado, cuando antes mandabas un mensaje publicitario el feedback sobre el mismo era más bien nulo. Al menos el feedback directo. Cuando tu empresa realizaba publicidad, los resultados, las ventas, te decían si lo que hacías funcionaba o no. Pero ahora, además de las ventas, tienes un indicador más: el público. Tu público. Es probable que sea tu público el que te diga lo que piensa de tu publicidad. Sin paños calientes: irán a tus canales sociales y te dejarán un mensaje y tú, entonces, tendrás que responder.

Por eso, la nueva publicidad o la publicidad hacia la que vamos, pasa por ser muy conscientes de lo que pasa en nuestra empresa, de mantener una transparencia hacia nuestros clientes que, hasta ahora, era más bien nula.

Alex Sanz Vicente
alexsanzvicente@gmail.com

Periodista. Orgulloso fundador de Microbio Comunicación. Locutor. Lector empedernido. “Seriéfilo” trasnochador. Perseguidor de ideas. “Realizador” de proyectos. También tiene una web propia, pero Microbio le ha absorbido la escritura.

No hay comentarios

¿Algo que añadir? ¡Este es el lugar!

Utilizamos cookies. Que lo sepas:

En Microbio Comunicación utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Si quieres saber más, pincha en este enlace para tener más información.

ACEPTAR