Anatomía de una botella de vino: partes, elementos, tipos, tamaños y colores del vidrio

Decantarse por un vino u otro puede resultar complicado. Sobre todo, si no se tienen muy claros conceptos básicos sobre el diseño de las botellas de vino.

Prestar atención a los detalles presentes en una botella puede darnos muchas pistas sobre la procedencia o el tipo de vino. Elegirlo puede ser una tarea compleja pero, cuando hayas leído este artículo, tendrás conocimiento de los aspectos más importantes de una botella. Para entenderla mejor y escoger en cada momento el caldo que realmente estabas buscando.

¡Adelante!

Partes de una botella de vino

En una botella de vino, independientemente del tipo, podemos diferenciar 5 partes claras:

Boca

La parte superior de la botella. En ella podemos encontrar el gollete, un contorno más grueso que sirve para evitar que la presión que ejerce el corcho la rompa.

Cuello

Justo debajo de la boca encontramos el cuello, que es el nexo de unión con el resto de la botella. Esta es la parte donde se estrecha la botella y su longitud puede variar dependiendo del tipo que se utilice. ¿Cuál es su función? Hacer que el vino salga al exterior de forma más suave y controlada.

Hombros

Cuando termina el cuello, llegamos a los hombros. El tipo de hombro depende del tipo de botella, más marcados, más caídos, suaves…

Cuerpo

El cuerpo está situado debajo de los hombros; es la parte de la botella en la que se almacena la mayor parte del vino.

Pie

En la parte inferior de la botella encontramos el pie. Es la parte cóncava del recipiente y tiene doble función: por un lado, reforzar la estructura y, por el otro, facilitar su sujeción.

Elementos de una botella de vino

Además, todas las botellas de vino, independientemente de su diseño o tipo, tienen una serie de elementos característicos:

Etiqueta

Es el elemento más importante, sobre todo, porque muchas de las decisiones de compra de los consumidores están basadas en el diseño de la etiqueta de vino.

Además de ser un elemento vital en cuestiones de marketing y ventas, la etiqueta ofrece información sobre el vino, datos que todas las bodegas están obligadas a incluir en sus botellas.

Por lo tanto, la información que te vas a encontrar en una etiqueta de vino hace referencia al nombre de la bodega o empresa que embotella, Denominación de Origen o zona de producción, volúmen, porcentaje de alcohol, número de registro sanitario e identidad del embotellador, el año de la cosecha o el país de procedencia, dato obligatorio en el caso de Europa.

Como curiosidad: ¿Sabías que lo que los consumidores llamamos etiqueta es, en realidad, la contraetiqueta?

El “culpable” de todo este lío de nombres es el marketing, ya que la “etiqueta verdadera” es el espacio que las bodegas utilizan para jugar con el diseño y llamar la atención de los consumidores.

Contraetiqueta

La información que se puede encontrar en la contraetiqueta de las botellas puede diferir de unas a otras.

Aquí podemos encontrar el código de barras, notas de cata, recomendaciones de consumo y maridaje y, también, mensajes o notas simpáticas que la bodega quiera incluir en la botella.

Como comentábamos en el párrafo anterior, lo que comúnmente llamamos contraetiqueta es la etiqueta.

Cápsula

Es el elemento que vamos a encontrar en la parte superior de la botella. Este precinto está hecho de papel metálico, plástico o lacre y cubre el cuello, el gollete y el tapón de la botella.

Su función es muy clara: garantizar que la botella no ha sido abierta y, por lo tanto, que no ha sido alterada ni manipulada desde que se embotelló.

Collarín

Este elemento no está presente en todas las botellas. El collarín es una especie de etiqueta que se coloca en el cuello de la botella y suele aportar información sobre la historia de la bodega, la propia del vino, se incluye logotipo de la bodega o la añada. En general, el collarín puede contener cualquier información que sea susceptible de interés comercial.

Tipos de botellas

Existen diferentes tipos de botellas de vino y cada una de ellas se utiliza en función de la clase de vino que contengan en su interior. Todos hemos visto en el supermercado o cualquier establecimiento las diferencias entre una botella de vino blanco y una de champán, por ejemplo.

La forma de la botella no solo atiende a razones estéticas de presentación de producto, sino que marca la procedencia de la variedad de la bebida. Lo que sí tienen en común todas las formas es que no se encuentran con ninguna arista, ya que el vino evoluciona en mejores condiciones cuando la botella no tiene esquinas.

Se pueden diferenciar hasta ocho formas diferentes de botella: provenzal, barolo, dulces, rhin, borgoña, jerez, espumosos y burdeos.

Sin embargo, hay cinco tipos que son los más utilizados:

  • Bordalesa: Es la botella más utilizada en el mundo del vino y sirve para guardar tanto tintos como blancos. Tiene forma cilíndrica, hombros marcados y cuello corto. Es originaria de la zona de Burdeos (Francia), de ahí su nombre.
  • Borgoña: también de origen francés, esta botella se caracteriza por tener unos hombros caídos y un cuerpo ancho. Generalmente se utiliza para contener vino tinto.
  • Rhin: esta vasija es de origen alemán y también se le conoce por el nombre de renana o alsaciana. Se caracteriza por ser una botella muy estilizada, con unos hombros muy suaves y poco marcados. Se utiliza sobre todo para albergar blancos y rosados.
  • Jerezana: botella típica española para contener los vinos de Jerez andaluces y vinos de Oporto. Se parece a la botella bordelesa, aunque la jerezana presenta algo de forma en el cuello y tiene un gollete más pronunciado.
  • Espumosos: parecida a la borgoñesa en su forma, aunque la botella de champán y demás espumosos tiene un vidrio mucho más grueso para resistir la presión.

Tamaños

Aunque la botella estándar es el formato de 75 centilitros, existen muchos más tamaños que no son tan conocidos para los consumidores. De hecho, muchos de ellos se reservan su fabricación para conmemorar alguna efeméride importante o incluso para colección de los más sibaritas.

Además, los formatos varían un poco dependiendo de si son vinos blancos y tintos o espumosos.

Tamaño de botellas de vino tinto y blanco

  • Piccolo o Split (187,5 ml): Representa la cuarta parte de una botella estándar y da para una copa aproximadamente.
  • Media botella (375 ml): Es la mitad de la botella estándar.
  • Estándar (750 ml): Es el formato de botella más estandarizado para el consumo, tanto en restauración como en supermercados.
  • Magnum (1,5 l): Es equivalente a 2 botellas estándar y podemos encontrar este formato en los restaurantes.
  • Doble Magnum (3 l): Equivale a 4 botellas estándar.
  • Jeroboam (4,5 l): Equivale a seis botellas de 750 ml.
  • Imperial (6 l): En un imperial caben ocho botellas estándar de 750 ml.
  • Salmanazar (9 l): Representa doce botellas de vino o una caja.
  • Baltasar (12 l): Son dos imperiales o 16 estándar.
  • Nabucodonosor (15 l): Equivale a 20 botellas estándar.

Tamaño de botellas de espumosos

  • Cuarto botella, Piccolo o Benjamín (187,5 ml): Representa la cuarta parte de una botella estándar y da para una copa aproximadamente.
  • Media botella (375 ml): Es la mitad de la botella estándar.
  • Estándar (750 ml): Es el formato de botella más estandarizado para el consumo, tanto en restauración como en supermercados.
  • Magnum (1,5 l): Es equivalente a 2 botellas estándar y podemos encontrar este formato en los restaurantes.
  • Jeroboam (3 l): Equivalente a dos Magnums o cuatro botellas de 750 ml estándar.
  • Rehoboam (4,5 l): Representa seis botellas de 750 ml estándar.
  • Matusalem (6 l): Equivalente a ocho botellas estándar de 750 ml.
  • Salmanazar (9 l): Equivale a doce botellas estándar de 750 ml o una caja de vino.
  • Baltasar (12 l): Equivale a dieciséis botellas de 750 ml estándar.
  • Nabucodonosor (15 l): Equivalente a veinte botellas de 750 ml estándar.
  • Melchor o Solomon (18 l): Equivalente a veinticuatro botellas de 750 ml estándar.
  • Sovereign (25 l): Equivalente a treinta y tres botellas de 750 ml estándar y un tercio de una botella de 750 ml estándar.
  • Primat (27 l): Equivale a treinta y seis botellas de 750 ml estándar.
  • Melchizedek (30 l): Equivalente a cuarenta botellas de 750 ml estándar.

 

Colores de vidrio

¿Por qué la mayoría de botellas de vino son de tonos verdosos? El principal motivo por el que se eligen vidrios verdes es la protección contra la luz. Aunque, no es la única razón, ni mucho menos.

Otro de los motivos está relacionado directamente con cuestiones económicas y comerciales. El cristal verde suele ser el más barato ya que está tintado por impurezas de óxido ferroso. Esto hace que se abaraten los costes de producción, y de ahí su uso tan extendido. De hecho, ha sido con el paso del tiempo que se ha descubierto que el color del vidrio que se utiliza tiene una incidencia en la conservación del vino.

Aunque el vidrio verde es de los más utilizados, existen vidrios de otros colores, y depende de las bodegas utilizar unos u otros.

No cabe duda de que lo más importante de un vino es, precisamente eso, la calidad del caldo. Sin embargo, no podemos pasar por alto todos los elementos que intervienen tanto en el embotellado como en su comercialización: desde la forma de la botella, el color del vidrio o el propio diseño de la etiqueta de vino.

En este último aspecto las bodegas están poniendo especial interés. El diseño y el packaging de botellas de vino están adquiriendo cada vez más relevancia como forma de dar visibilidad a la marca y a las propias bodegas, claro elemento diferenciador de cara a la competencia.

Comparte este artículo

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp E-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *