¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

10 Consejos para una web buena, bonita y ¡eficiente!

web-eficiente

10 Consejos para una web buena, bonita y ¡eficiente!

Los diez imprescindibles para que tu página lo mole todo, se posicione hasta el infinito (y más allá) y cargue a la velocidad de la luz

Hace unos años crear una página web era una ardua tarea sólo al alcance de los mejores programadores y con unos diseños encorsetados que hacían que todas las páginas parecieran prácticamente iguales.

El diseño se fue imponiendo poco a poco (menos mal) y crear una página web bonita se convirtió en la prioridad. Una página bonita entre miles de webs anticuadas era como una amapola que florecía en un campo de trigo. Los diseños atractivos se convirtieron en la tendencia más demandada. Todos querían tener la página más chula del reino de Internet.

Insistimos: menos mal.

Y gracias.

Pero los diseños con más (y más) audiovisuales, fotos, interacciones, juegos, desplegables y unicornios de colores… tenían un problema: su carga se ralentizaba debido a sus elementos cada vez más pesados. Y en serio, ¡no tenemos toda la vida para que se cargue tu preciosa página florecida!

Entonces, ¿puede ser una página útil, elegante y eficiente o es un mito de Internet?

La respuesta ganadora es que sí se puede, pero siguiendo al dedillo las reglas que te dejamos en este post. Recuerda: ¡Menos, siempre (SIEMPRE) es más!

1.No es suficiente con el sentido común

El sentido común no existe, son los padres.

Si crees que es una buena idea que tu amigo el “que sabe hacer webs” te haga la página, coger la foto esa que te gusta (a ti) de portada sin adaptar, poner de fondo el amarillo chillón… te diremos que tu sentido común puede estar funcionando a la perfección, pero tu página NO LO VA A HACER.

Y decimos que tu sentido común puede estar perfectamente bien porque se basa en lo que hemos aprendido, en este caso del marketing más tradicional: panfletos chillones, imágenes grandes, formatos diferentes… Pero en el entorno web necesitamos conocimientos específicos que si no conocemos nuestro sentido común no puede aplicar. Y como consecuencia deja de ser sentido y deja de ser común para convertirse en un sinsentido.

Es decir, que te va a aconsejar mal. Muy mal.

2. El diseño sin usuario no funciona

¿Has oído hablar de diseño UX o experiencia de usuario? Es un término relativamente nuevo, pero define la finalidad última por la que hacemos nuestra web: garantizar la mejor experiencia para nuestros usuarios.

¿Pondrías una caja enorme a la entrada de tu tienda? ¿Entregarías productos cerrados a cal y canto que cueste mucho abrir? El diseño UX es, a la vez, lo que el diseño de tu tienda o de tus productos al mundo offline.

Además, no sólo el diseño UX es importante para tus usuarios, también para Google. Si San Google dice que tu web no es user friendly ya puedes hacer todo el SEO que quieras, rezar a todos los santos o hacer un conjuro mexicano que no la vas a posicionar. ¡Así es la vida amigo!

Vale. Nadie quiere hacer enfadar a Google por lo que: ¿cómo garantizamos que nuestro diseño y su UX van de la mano compartiendo largas cadenas de proteínas, es decir, como Kang y Kodos? La respuesta es simple, aquel que hace que el uso de la Web sea lo más fácil posible.

Que un botón parezca un botón, que en el menú aparezca el menú, que sepa cómo volver atrás… parece obvio, pero a la hora de hacer una página estos detalles básicos se delegan a un segundo, tercero o perdidísimo lugar.

3. Diseños basados en estándares

Un móvil es un móvil y un ordenador es un ordenador (y una taza, una taza).

Cada uno de nuestros dispositivos cumple unos estándares para optimizar su uso independientemente de la marca o las pulgadas de nuestra pantalla.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las compras se realizan online, si tu página no se adapta correctamente a cada dispositivo tienes un problema grave.

Si esto no te parece razón suficiente, otro buen motivo para que te actualices es que de nuevo Google te penalizará y perderás a más de la mitad de tus potenciales clientes que usan sus móviles para consultar la información a diario.

Como dice el dicho, adaptarse o morir.

web-eficiente

4. Plantillas personalizadas y únicas

En WordPress utilizar plantillas ahorra tiempo y nos facilita crear páginas de una forma fácil y estandarizada, pero es bastante probable que tu página sea la hermana gemela de 200 negocios más en la Red… La personalización es la única forma de reflejar en la web la personalidad de tu marca.

Aunque la inmensa mayoría de las plantillas que se pueden encontrar actualmente cuentan con editores visuales para personalizar nuestra web, si necesitamos cosas más específicas tendremos que modificar, como mínimo, parte del código CSS (hojas de estilo) de nuestra página.

La primera vez que te enfrentas a una línea de CSS puede parecer que estás descifrando jeroglíficos. Pero como cualquier lenguaje, es cuestión de práctica. ¡Te aseguramos que es mucho más sencillo que escribir una página desde cero! Además, en Internet podrás encontrar multitud de páginas con snippets (trozos de texto) de código CSS listos para pegar en tu web.

Tu página tiene que ser simple, accesible y única, ¡como tu empresa!

5. Optimización SEO

En optimización SEO la fuente más fiable en la que debes confiar es Google, ¿y qué recomienda Google a los webmasters para la optimización SEO?

Lo primero es que contrates a expertos en SEO profesionales. ¿Qué pasa si no lo hago? Lo menos que te puede pasar es que simplemente no te posiciones, pero lo peor (y lo que más miedo te debería dar) es que podría dañar la reputación de tu marca.

Otras recomendaciones son que lanzes tu web optimizada desde el principio (o tras un rediseño), que le des prioridad absoluta al contenido, linkbuilding o que facilites el rastreo del sitio. Y, volvemos a las negritas: contrata a profesionales.

6. No hagas que salgan corriendo

Hay muchas razones por las que los usuarios salen literalmente corriendo tras la pesadilla de acceder a una página terrorífica. ¡Que no cunda el pánico! Deshacerse de estos malos hábitos te traerá visitantes mucho más felices.

No hay nada más molesto que acceder a una web con música, ¡que encima se reproduce sola y no se puede parar! Si no cierran tu ventana antes de la segunda nota musical, es que tienes delante a un superfan que se merece una mención de honor en tu site. O a tus empleados porque es la página de inicio por defecto de sus navegadores.

Otras cosas molestas pueden ser: buscadores que no buscan nada o te hacen todo el lío, formularios caídos, páginas que se empezaron a cargar el siglo pasado y aún se siguen cargando, un montón de Flash, letras ilegibles, colores que hacen que te arranques la córnea, un montón de texto que no dice nada…

7. Huye como si no hubiera mañana del Flash

Esto es viejo, pero por si acaso: Ni le gusta a Google, ni a tus usuarios, ni al SEO, ni a la carga de tu página… Lo mires como lo mires es peor que un dolor de muelas.

Hubo un tiempo en que la tecnología Flash se utilizó como la única forma de crear páginas bonitas e interactivas, pero hoy en día se ha quedado obsoleto y provoca más problemas que soluciones. No es seguro, ni accesible, ni usable.

Y, si todo esto no te convence, Flash va a morir en 2020. Que la propia Adobe lo ha dicho. Si quieres seguir anclado en el pasado, adelante.

web-eficiente

8. Dónde vas sin CTA´s

¿Qué es un Call To Action y por qué necesitas uno? Lo primero que te podemos contar es que es un botón o enlace situado en nuestro site que busca que nuestros potenciales clientes se conviertan en clientes finales . O, hablando de manera más amplia, que hagan algo que sea interesante para nosotros.

Un posible CTA les llevará a una página de destino en la que rellenar un formulario mediante el que nos pondremos en contacto con la persona interesada.

¿Y esto por qué está guay? Porque nos lleva a la acción, porque tenemos el contacto de una persona interesada, porque podemos sorprenderle, porque podemos cerrar una venta sin la puerta fría.

¿Necesitas más porqués? Es el momento de empezar una relación que con dedicación y esmero puede tener un final feliz: un nuevo cliente satisfecho.

9. No te olvides del rey

Si no cuidas el contenido estás perdido. Te lo decimos nosotros, Google y el inbound marketing: ¡no todo el contenido es igual! Cuídalo y tu SEO será recompensado.

Escribir por escribir, textos redundantes, sin enfoque, mal redactados, sin imágenes… puede hacer que nos penalicen, que nos posicionen donde no queremos o que no nos visiten nunca más. Un mal texto puede ser peor que no escribir nada.

Recuerda: más vale parecer tonto que abrir la boca y demostrarlo fehacientemente.

10. Comparte, comparte, comparte…

Las Redes Sociales son el bonus para conseguir mayor alcance de tus cuidados contenidos. Aunque con los nuevos algoritmos de alcance cero y políticas que luchan contra las fake news cada vez sea más complicado viralizarse por la red, sigue siendo una buena fuente de visitas y posibles suscriptores.

El motivo de compartir va más allá de que nuestras publicaciones se visualicen dentro de nuestros perfiles, ya que cada vez llegan a menos seguidores, si no porque si es compartido por nuestros clientes o influencers llegarán a otros posibles clientes recomendados por personas reales y aumentará la credibilidad en la marca.

¿Estás preparado para tener un site bonito, accesible y funcional? Con estos consejos y la personalidad de nuestra marca conseguiremos que nuestra web esté a la altura de nuestras expectativas.

Recuerda que nuestra web es el escaparate de nuestra empresa (muchas veces el único) y las emociones que percibamos durante su visita serán las que al final se asocien con nuestra empresa.

Raquel Sarmiento
comunicacion@microbio.tv
No Comments

Post A Comment