Diccionario de desarrollo web básico para no desarrolladores. Edición 2020.

¿Has llegado hasta aquí buscando ayuda para entender esa terminología que te ha puesto tu agencia de desarrollo web en el presupuesto de próxima web? ¿Es un auténtico galimatías que no hay quien entienda?

En Microbio sabemos que hay muchos términos que son difíciles de comprender y, por eso, nos hemos propuesto explicarte todos los conceptos que podrías ver en un presupuesto de los que hacemos en Microbio o en otras agencias. Considéralo un añadido más al post que hicimos de cómo elegir la tecnología para tu próximo proyecto.

Empezamos con los términos relacionados con desarrollo web, ya que hay muchos, muchísimos términos que no son fáciles de entender para personas que no han trabajado en tecnología nuncaEn ocasiones, la duda sobre el significado de un término puede significar la diferencia entre el fracaso y el éxito, ya que una falta de comprensión correcta es un problema de comunicación muy serio entre cliente y agencia. Y nadie quiere eso.

Vamos allá.

Diccionario de desarrollo web con los términos más básicos

AJAX

Según Wikipedia es esto:

AJAX, acrónimo de Asynchronous JavaScript And XML (JavaScript asíncrono y XML), es una técnica de desarrollo web para crear aplicaciones interactivas o RIA (Rich Internet Applications). Estas aplicaciones se ejecutan en el cliente, es decir, en el navegador de los usuarios mientras se mantiene la comunicación asíncrona con el servidor en segundo plano. De esta forma es posible realizar cambios sobre las páginas sin necesidad de recargarlas, mejorando la interactividad, velocidad y usabilidad en las aplicaciones.

Traducido a román palatino es básicamente la tecnología que hace que las webs funcionen por detrás para actualizar ciertas partes de su contenido sin tener que cargar entera la página. Por ejemplo, cuando estás en la web de Facebook y te indica que tienes una notificación.

Angular

Aquí dejamos de lado la definición al uso y te lo explicamos rápido: se trata de una tecnología que permite hacer auténticas aplicaciones para que funcionen en tu navegador web preferido. De hecho, estas aplicaciones suelen ser una única página a efectos de visita (con muuuuuuchas consideraciones).

Esto es lo que hace que tu Netflix vaya tan fino y no tarde en recargar cada vez que pasas de una película a otra. Y otras muchas cosas más, como Gmail.

API

En Wikipedia nos dicen algo que seguro que no es fácil de entender si no tienes conocimientos técnicos:

La interfaz de programación de aplicaciones, conocida también por la sigla API, en inglés, application programming interface,es un conjunto de subrutinas, funciones y procedimientos (o métodos, en la programación orientada a objetos) que ofrece cierta biblioteca para ser utilizado por otro software como una capa de abstracción.

A ver si esta explicación hace que se entienda mejor:

Es lo que permite que dos aplicaciones diferentes (tu tienda online y el sistema de gestión de clientes, por ejemplo) se comuniquen entre sí aunque estén construidas de dos maneras completamente diferentes con lenguajes diferentes.

Te lo ilustramos con un ejemplo: si tienes una tienda física y quieres abrir una tienda online, no necesitas tener stocks separados, sino que puedes conectar tu sistema de gestión a la tienda online y tener tu stock controlado en todo momento. Y eso se hace gracias a las API´s tanto de la tienda online como de tu sistema de gestión de stocks.

Aplicación

En genérico, una aplicación es cualquier software. Pero, claro, esto se ha ido ampliando desde el vetusto WordPerfect que se usaba en ordenadores con MS-DOS hasta lo que hay hoy: aplicaciones para tu móvil, aplicaciones web… Todo ello además usa una amalgama de tecnologías que se va a ir de las manos. Así que quédate con la definición sencilla: software para hacer cosas.

AWS

Más siglas. En este caso hablamos de algo que igual te suena, y es que es el acrónimo de Amazon Web Services.

Esta división de Amazon es una auténtica plataforma de computación en la que hay servicios de todo tipo, desde alojamiento a servidores que ejecutan servicios para que tus aplicaciones funcionen correctamente.

Este es uno de los servicios pioneros de lo que hoy llamamos nube, y para una comprensión rápida, quédate con una cosa: AWS almacena ingentes cantidades de datos de empresas de todo el mundo que hacen que millones de webs funcionen a la perfección y, de paso, posibilita esa “nube”.

Backend

Se trata de una de las partes más importantes de cualquier software: es, por ejemplo, lo que nos permitirá gestionar nuestra web de forma “amigable”. Siendo más exactos, el backend es el lugar en el que se “introducen” los datos o elementos que luego podrás ver en la “parte visible” de tu web. Eso, sin entrar mucho en materia, claro.

Base de datos

A ver si Wikipedia nos ayuda:

Una base de datos es un conjunto de datos pertenecientes a un mismo contexto y almacenados sistemáticamente para su posterior uso, para evitar redundancias.

Vale. Y esto entonces, ¿qué es? Muy rápido: es un conjunto de información. Sí, sin más. El problema es que hay diferentes sistemas de gestión de bases de datos y cada uno tiene unas bondades o problemas adheridos. Todo dependerá de lo que necesites hacer con esos datos, claro. Por eso, en realidad lo importante y de lo que te tienes que preocupar es de que esos datos sean coherentes y necesarios de verdad para tu trabajo.

CSS

Un acrónimo más. En este caso obviamos su idioma original (Cascading Stylesheets) y directamente vamos a la explicación. Se trata del archivo o conjunto de archivos (pueden ser varios) que permiten que el diseño que has elegido funcione y se vea correctamente en cualquier dispositivo y pantalla.

En resumen: Es el lenguaje que define la estética de nuestra página.

Front-end

En contraposición al backend que vimos antes, el front-end es la parte visual que verá quien visite tu web o aplicación.

Gestor de contenidos

Normalmente lo verás por sus siglas en inglés, CMS (nosotros en algunos presupuestos lo indicamos así), y es lo que permite crear y administrar los contenidos de páginas web a través de una interfaz independiente de la capa de front-end. Es decir, es lo que te permite escribir sin muchas complicaciones y sin que el usuario final note que estás cambiando el contenido o que, “por detrás”, están pasando cosas.

GraphQL

Aunque esto lleve poco entre nosotros, es una de las tecnologías más en boga últimamente gracias, sobre todo, al uso de APIs. Creado por Facebook, es una fórmula para crear APIs complejas, permitiendo agilizar (y abaratar) todo el proceso para que tu proyecto esté disponible en el menor tiempo posible y de forma más fiable.

HTML 

Un diccionario de desarrollo web no está completo si falta esta definición. Si hay algo que construye y vertebra los sueños es esto. El HyperText Markup Language (que es todo el churro detrás de ello) es un auténtico lenguaje de marcado que sirve para hacer páginas web. Este lenguaje basado en texto es lo que hace que los navegadores sepan que hay imágenes, texto, vídeos y muchas cosas más detrás de una web.

Como buen lenguaje, está abierto y vivo y va incorporando palabras a su vocabulario para adaptarse a los tiempos.

Integraciones

Esta es una de las palabras más repetidas y menos explicadas de la historia. Aunque el concepto es muy sencillo. Una integración es lo que permite que una herramienta trabaje con otra.  (gracias, por ejemplo, a las APIs).

¿Ejemplos? Pues si tienes un CRM y una tienda online, la integración es todo el proceso que hace que funcionen juntitos de la mano. Y luego ya habrá otras muchas cosas más involucradas.

JavaScript

Se trata de otro lenguaje (que no idioma) que, además, es uno de los responsables de aportar dinamismo a la web. Normalmente se ejecuta en tu propio navegador y hace que las webs sean mucho más rápidas y fluidas. También lo puedes ver escrito como JS.

Es la base de todas esas aplicaciones que se ejecutan en la web, pero también uno de los responsables de las partes más dinámicas de muchas webs, así que podríamos decir que es casi tan omnipresente como el HTML.

JSON

Como venimos de la anterior definición, obviamente, tiene que ver con Javascript. Pero, en realidad, es un formato de texto que simplifica y mejora el transporte y compartición de datos entre aplicaciones. De ahí que sea el lenguaje común que habitualmente hablan las API´s.

Su gran ventaja es que permite un fácil y rápido análisis del texto compartido para generar también seguridad

¿Ves el CSV con el que exportas datos de tu CRM? Pues es algo similar pero para usarlo entre diferentes herramientas de manera dinámica. Y como se basa en Javascript, podemos decir que también se ha convertido en omnipresente.

«Si hay algo que construye y vertebra los sueños es el HTML»

¡Tuitéalo!

Lenguaje de programación

Aquí sí podemos quedarnos con la definición de Wikipedia:

Un lenguaje de programación es un lenguaje formal (o artificial, es decir, un lenguaje con reglas gramaticales bien definidas) que le proporciona a una persona, en este caso el programador, la capacidad de escribir (o programar) una serie de instrucciones o secuencias de órdenes en forma de algoritmos con el fin de controlar el comportamiento físico y/o lógico de una computadora, de manera que se puedan obtener diversas clases de datos. A todo este conjunto de órdenes escritas mediante un lenguaje de programación se le denomina programa.

Bueno, igual no es tan comprensible 😂. Pero de aquí sacamos que es un lenguaje formal con unas reglas definidas que permiten a un desarrollador crear un comportamiento determinado que nuestro ordenador (o tablet o móvil) pueda mostrarnos en pantalla.

Entonces, si hablábamos de que el HTML es el material con el que se construyen los sueños, en realidad un lenguaje de programación sería el origen de todo. El momento 0 del Big Bang.

Node.JS

A ver, porque la explicación igual es compleja. Es un entorno que permite una gran escalabilidad y soporta una gran carga de trabajo. Normalmente se usa en servidores y es uno de los grandes culpables de la rapidez con la que funcionan muchas de las aplicaciones modernas.

Sin entrar mucho en materia: Es la tecnología que permite utilizar Javascript en el backend o “en el lado del servidor”.

Nube

No, no es una masa de agua que flota en el ambiente, pero casi. El término viene de cloud computing, que básicamente es un conjunto de servicios distribuidos entre diferentes servidores e incluso entre diferentes áreas del mundo.

Esto permite dar servicios que están disponibles casi el 100% del tiempo, además de mejorar la velocidad al estar más cerca de los clientes. Y, encima, abaratando costes.

Más picadito, podríamos decir que la nube permite que no tengas que “instalarte” cosas en tu ordenador” sino que estas se ejecutan a demanda, en tiempo real, cuando entras a una web.

El concepto abarca además muchas soluciones, siendo una de las más habituales (y visibles) la de Software as a Service o SaaS, es decir, consigue transformar un software en un servicio que se ejecuta según demanda..

PHP

Este lenguaje de programación se usa en servidores y es uno de los responsables de que haya muchas webs dinámicas y, sobre todo, muchos gestores de contenido.

No obstante, al estar tan extendido, también tiene ciertos problemas como la necesidad de ser compatible con versiones anteriores o incluso problemas de seguridad que se van solucionando en cada una de las nuevas versiones que van saliendo cada cierto tiempo.

Te sonará mucho, quizá, porque es el lenguaje detrás de WordPress, que veremos más adelante.

SEO

Aunque no sea exactamente algo que afecte de manera exclusiva al desarrollo, sí es una cuestión a tener en cuenta porque puede suponer algún que otro quebradero de cabeza, sobre todo porque hay unos mínimos a cumplir.

Vale, ¿pero qué es el SEO? En realidad el SEO no es una única cosa, sino varias técnicas que permiten que una web aparezca en posición destacada en buscadores.

Habrá algunas webs que puede que no interese abrirlas al gran público como puede ser la aplicación de gestión de tu empresa, pero si tu web es una tienda o un espacio en el que quieres conseguir clientes, no podrás dejar de lado el SEO. Palabra.

SPA

Un acrónimo más. En este caso viene de Single Page Applications, es decir, aplicaciones de una sola página. Son verdaderos programas como tu Excel o tu PowerPoint que se ejecutan en el navegador (¿recuerdas AJAX?) como si fueran una web cualquiera.

Pero en realidad es un software completo. ¿Un par de ejemplos? Netflix o Gmail. Uno es un reproductor multimedia y el otro un auténtico programa de correo electrónico. ¿Magia? En parte, la nube, en parte… ¡Yeah! ¡Magia! 😉

SQL

Otro lenguaje, pero en este caso orientado a realizar consultas a bases de datos. Y cuenta con muchas versiones y seguro que alguna vez has visto escrito por ahí MySQL o PostgreSQL.

Lo malo es que todas las versiones no son excesivamente compatibles entre sí en estructura de datos y puede que haya que hacer algún tipo de conversión intermedia entre servidores.

UI/UX

Las siglas de User Interface / User eXperience es un concepto que en realidad es doble. Por un lado UI se refiere a la interfaz de usuario, es decir, cómo se comunica el usuario con la máquina. Puede ser gráfica (como el sistema operativo) o no, como las consolas de comandos de toda la vida que siguen estando presentes en muchos ámbitos.

Por otro lado, UX o experiencia de usuario es la percepción que el usuario tiene en su relación con la interfaz. Y aunque pueda parecer algo fácil, en realidad no lo es. Con una pléyade de dispositivos desde los que nos conectamos, tamaños de pantalla o sistemas operativos, cada vez es más importante que esta experiencia sea consistente y que la interfaz y la experiencia del usuario vayan de la mano.

Vue.js

Esta es otra tecnología basada en JavaScript que permite, al igual que Angular, crear aplicaciones de una sola página.

Es una evolución de Angular (que vimos al principio de este post) pero buscando que prime sobre todo el rendimiento y haciéndolo todo más ligero si cabe. Permite además,  reutilizar código y soluciones y así reducir también el tiempo de desarrollo para que tu aplicación funcione mucho mejor y puedas tenerla en tu poder lo antes posible.

Web estática

No pienses en imágenes y animaciones. Una web estática es aquel espacio en internet cuya información es casi permanente o va a variar poco a lo largo del tiempo. Además, puede que no haya fórmula alguna de interacción con ella, como formularios.

Un ejemplo es esa página web que tiene tu empresa desde 2007 en la que no ha habido cambio alguno ya no solo en el diseño sino tampoco en el contenido.

Es decir, hablamos de contenido, no de cómo está construida. Otro ejemplo más puede ser esa página de aterrizaje que has preparado para enseñar un producto: la información del producto no va a variar a lo largo del tiempo ni vas a incluir mucha más información. O ninguna.

Web dinámica

Al contrario que la anterior, las webs dinámicas están pensadas para estar vivas a nivel de contenido, es decir, su contenido va a ir variando y se irán añadiendo partes o contenidos con el paso del tiempo.

A Google le gusta el contenido fresco y mantenido. Piénsalo 😉

WordPress

WordPress es nuestro gestor de contenidos o CMS preferido en Microbio. Con él generamos tanto webs dinámicas como estáticas que puedes ver en nuestro Escaparate. ¿Por qué? Porque actualmente más de un 30% de las webs están creadas con este sistema y hay una gran comunidad de personas que están haciendo cosas para esta plataforma lo que permite hacer webs para casi cualquier necesidad.

Inicialmente pensada para hacer blogs, ha ido creciendo y ahora se usa para hacer intranets, tiendas online, virguerías maravillosas y mil cosas más. Como esto que estás leyendo ahora mismo.

¡Y hasta aquí hemos llegado! Esperamos que con esto puedas entender mejor no sólo los presupuestos de tu próximo proyecto web o aplicación, sino que también seas capaz de hacerte entender mucho mejor cuando hables con quien lo vaya a desarrollar.

Por que, al final, de eso va todo esto: de expresar lo que queremos comunicar en un lenguaje diferente. En este caso, el lenguaje de internet.

¡Recuerda! Como también tenemos diseñadores en nuestra agencia, pronto tendremos otro post sobre términos de diseño.

Comparte este artículo

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp E-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *