Nombres para empresas: Herramientas para un ejercicio de naming

¿Cuánto tiempo lleva encontrar un nombre? Y decimos encontrar porque, al fin y al cabo, los nombres casi siempre suelen estar ahí (excepto cuando nos da por inventar *palabros*) y somos nosotros los que, de repente, topamos con ellos.

Los nombres uno suele encontrárselos junto a otros nombres, junto a otras palabras u otras asociaciones pero… ¿Cómo puedes “topar con ellos? ¿Puede uno ir a buscar nombres como quien va al super a buscar sal?

Para aclarar todas estas preguntas, o algunas de ellas, en este post vamos a tratar de orientar, ligeramente, el sinuoso camino que lleva a los nombres.  

¿Cuánto tiempo cuesta crear el nombre de una empresa?

Aunque depende mucho de cada caso, en microbio solemos invertir unas 20 horas de trabajo en crear un ejercicio de naming en condiciones. 

Ese tiempo suele dividirse en distintas fases: desde el briefing que rellena el cliente, a la lluvia de ideas clásica, la criba y examen a fondo de cada propuesta, los descartes…

Al final, tras esas 20 horas de trabajo, todo acaba con unas tres o cinco propuestas entre las que hay que elegir, cómo no, una.

¿Cuál es la primera fase de un “naming”?

Para nosotros es el briefing. A través de Google Forms (o de Wrike, nuestra herramienta de gestión de proyectos) envíamos al cliente un breve cuestionario en el que hacemos algunas preguntas clave que son de bastante ayuda a la hora de comenzar los proyectos de nombres para empresas. Algunas de esas preguntas, por ejemplo, son:

  • ¿Cuál es el sector o sectores de tu negocio?
  • ¿Podrías darnos el nombre de las 5 empresas/productos más importantes de tu sector a nivel nacional o internacional?
  • ¿Hay nuevas empresas/productos en el sector que estén empezando a despuntar? ¿Cómo se llaman?
  • ¿Podrías citar el nombre de cinco empresas/productos que más te gustan o motivan?
  • De todos los nombres/marcas que recuerdas y conoces de competidores o empresas similares… ¿Cuáles te gustan más y cuáles no te gustan nada?
  • En tu opinión… ¿Cuál sería el valor principal del producto/servicio que queréis lanzar?

¿Cómo se gestiona la “lluvia de ideas” en un ejercicio de naming?

Una parte importante de la metodología para nombres para empresas suele ser el “brainstorming”. La lluvia de ideas es la fase en la que todo va cobrando forma de ahí que su importancia sea clave.

En microbio utilizamos, para esta parte, Candor, una herramienta online con un funcionamiento muy sencillo: te registras, creas un proyecto e invitas a todo el mundo a utilizarlo. ¿Qué hace? Fácil: con Candor cada usuario puede escribir todas las ideas que tenga sin que nadie sepa quién las escribe. 

La teoría de esta estrategia es sencilla y bastante lógica: en una lluvia de ideas pública, en muchas ocasiones se generan roles de superioridad o inferioridad. Es decir, tú puedes tener una idea para un nombre increíble (o para lo que sea) pero tu compañero, justo antes, dice algo parecido así que tú descartas esa idea porque sería “repetitiva”. Pero en realidad no. 

En realidad, una pequeña diferencia en la idea puede ayudar a otros miembros del equipo a ir más allá por ese camino.

De esta forma, con Candor, todo el equipo de microbio da sus propias ideas durante un tiempo determinado en base al briefing y a las indicaciones que haya dado el gestor del proyecto.

Luego, se abren las votaciones y todo el mundo vota por aquellos términos que más les han gustado. No es definitivo (faltaría la fase de validación, en la que se prueba cada nombre, se busca si está registrado o no y demás) pero ayuda bastante.

¿Dónde puedes encontrar ideas o nombres para tu empresa?

Bueno, aunque probablemente no te lo encuentres así de repente sí que hay distintos espacios o lugares en los que podemos encontrar la inspiración adecuada:

  • Diccionario Etimológico. Pocas cosas hay tan importantes cuando jugamos con las palabras como conocer su significado e historia. Además, puedes hacer búsquedas también en griego y latín. Por si acaso.
  • Diccionario Etimológico, pero en inglés. Lo mismo pero en la lengua de Shakespeare. Por si afrontas un proyecto un poco más internacional.
  • Palabrapedia. Una web de esas que parece que están viejas pero que son más útiles que muchas de las nuevas. En Palabrapedia podrás encontrar un listado de Excel, que te puedes descargar o añadir a Drive, con un increíble número de palabras que pueden ser la puerta de entrada a lo que necesitas.
  • Palabrasque. Muchas veces todo se basa en la combinación de elementos. En esta web podrás hacer búsquedas complejas de las que vienen bien: palabras que empiezan o terminan con una letra o un grupo de letras, etc.
  • Voces en desuso. Otras veces, la solución a tus problemas puede ser una palabra que ha dejado de utilizarse pero cuyo significado y sonoridad sigue ahí. Este glosario contiene un buen puñado de palabras en desuso y, por tanto, posibles nombres para tu empresa listos para utilizarse.

Otros enlaces de interés:

  • Dirae. Para encontrar palabras en base a una definición.
  • Diccionario Gastronómico. Para, encontrar palabras listas para comer.
  • Masters of Naming. Una cuenta de Twitter que recopila nombres que, en la mayoría de casos dan vergüenza a ajena pero que, en otros, pueden dar con la clave de lo que necesitas.

¿Cómo puedes saber si el nombre elegido vale?

Tras todo ese trabajo, puedes llegar a creer que ya está todo listo y que tienes una idea perfecta para el nombre de tu empresa. Y puede ser que sí, pero también que no.

Lo ideal es que ahora inviertas un poquito de tiempo en saber si puedes utilizar ese nombre o ya está registrado y tienes que seguir buscando alternativas. Para saber el estado de esa gran idea, lo mejor es hacer unas cuantas consultas finales antes de terminar.

  • El buscador de la Oficina Española de Patentes y Marcas 
  • Unibrander. Un buscador sencillo en el que rápidamente puedes obtener información sobre dónde está registrado ese nombre. Y dónde no.
  • Godaddy. Puede ser que tu nombre esté listo para registrarse a nivel comercial pero que el dominio ya esté cogido. En Godaddy (o en cualquier otro gran proveedor de dominios) puedes ver rápidamente cómo está la cosa y qué alternativas tienes.
  • Redes Sociales. Así, en general. Tras el dominio, si tu empresa piensa tener algún tipo de visibilidad pública, lo ideal es hacer una búsqueda de usuarios en cada red social para ver qué posibilidades tiene los nombres elegidos.

Y hasta aquí este pequeño repaso a algunas de las herramientas que puedes tener a mano para crear el naming adecuado para tu empresa. 

Siempre, eso sí, pensando que la mejor herramienta está más cerca de lo que piensas: tú y tu cerebro tenéis todo lo necesario para crear un nombre de empresa perfecto. Sólo hay que ponerlo a funcionar.

Comparte este artículo

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp E-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *