Periodismo corporativo y Branded Content… ¿Juntos o separados?

Tanto el periodismo corporativo como el branded content son términos que, actualmente, colman muchos de los blogs sobre marketing, comunicación y contenidos. Pero, ¿por qué? ¿Cuál es la razón para que se hable tanto de ellos?

Hemos escuchado hasta la saciedad que el contenido es el rey en la nueva comunicación con los usuarios/clientes de nuestro producto o servicio y, aunque sea una coletilla demasiado utilizada, es totalmente cierta.

Y, amigos, por aquí van los tiros.

Quédate unas líneas más con nosotros y te explicamos qué es el periodismo corporativo, el branded content y qué les une o separa.

¿Qué es el periodismo corporativo?

Lejos de las discrepancias que existen en el sector sobre el hecho de considerar este tipo de comunicación como ‘periodismo’ propiamente dicho, el periodismo corporativo o de marca es una práctica que muchas empresas –grandes, sobre todo– están poniendo en práctica.

Así, el periodismo corporativo consiste en la generación de contenidos y piezas mayoritariamente informativas sobre la marca y su difusión en medios de comunicación propios. Este tipo de comunicación sigue las mismas reglas que el periodismo tradicional: debe respetar la veracidad del hecho noticiable y busca llegar a sus diferentes públicos siendo la propia empresa la encargada de crear y difundir el mensaje.

La característica que define al periodismo corporativo es la utilidad que tiene para el usuario de la marca esa información ya que consigue conectar de manera más directa que la publicidad. Además, el periodismo corporativo no es ajeno a los diferentes canales online para difundir su mensaje y busca crear conversaciones en redes sociales y blogs.

¿Quieres saber más?

Algunos ejemplos de periodismo corporativo conocidos son la web Coca Cola Journey o la revista online CMO de Adobe.

¿Qué es el branded content?

Siendo específicos, el branded content es una estrategia de comunicación cuyo objetivo es conectar con el usuario o target a través de la generación de contenidos de valor vinculados a la marca, sin necesidad de vender explícitamente nuestros productos o servicios. Digamos que es el aliado perfecto para una estrategia de inbound marketing.

Si hay algo que hace especial a esta técnica es que, aparentemente, no trata de vender nada. Simplemente, busca emocionar al destinatario y hacer que empatice con la marca, gracias a una buena ejecución de su storytelling.

La premisa es clara: Si llegamos a tocar el corazoncito de nuestro destinatario, nos ayudará a difundir nuestros contenidos y nacerán conversaciones a nivel marca-usuario/usuario-usuario en torno a nuestros mensajes.


Como comentamos anteriormente, el objetivo del branded content no es vender de forma directa, sino establecer afinidad de marca con los usuarios. Para conseguir este objetivo se pueden crear tantas ideas locas como puedas imaginarte: series, libros, videojuegos…

¿Algún ejemplo?

Una campaña de branded content muy conocida fue Red Bull Stratos, en la que muchos vimos cómo el experto en paracaidismo Felix Baumgartner se lanzaba desde una altura de 39.045 metros, convirtiéndose en la primera persona en romper la barrera del sonido en caída libre.

Diferencias y similitudes entre el periodismo corporativo y el branded content

Una vez definidas ambas técnicas, vamos a hacer un repaso de todo lo que les une y les aleja.

  • La principal característica que las define, como te habrás fijado, es que ambas sirven como instrumento de comunicación de las empresas. Desde hace unos años, las compañías no solo fabrican productos o venden servicios, sino que generan contenido y utilizan todos los medios a su alcance para lograr la atención de su público.
  • A su vez, ambas tienen relación y se integran en la estrategia de marketing global de la empresa.
  • Hay otra característica presente en ambas: no buscan vender, sino comunicarse con los usuarios para acercarles los valores de la marca, qué la define, qué les preocupa o con qué causas se identifican.
  • Una de las principales diferencias reside en el objetivo comunicativo: mientras que en el periodismo corporativo los mensajes son mayoritariamente informativos, el branded content abraza lo emocional y creativo y busca provocar una reacción o sentimiento en las personas.
  • En cuanto a cómo se llega a los usuarios, también se establece cierta distancia entre una y otra. Mientras que en el periodismo corporativo es la marca la que busca al usuario, en el branded content se  produce un efecto contrario: hacemos una pieza tan segmentada que es el usuario quien viene a buscarnos.

Como ves, tanto el periodismo corporativo o de marca como el branded content son estrategias de comunicación que persiguen objetivos distintos (aunque tengan mucho en común). Por eso, el hecho de poner en marcha una no es excluyente para iniciar la otra; pueden convivir dentro de la estrategia general de la empresa ya que cada una sigue sus propios cauces.

¿Has puesto en práctica alguna de las dos? ¿Necesitas asesoramiento para hacerlo? ¡Te esperamos en los comentarios!

Comparte este artículo

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp E-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *