¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Historia de la publicidad VI: ¡Y llegó Internet y el marketing digital!

publicidad-internet

Historia de la publicidad VI: ¡Y llegó Internet y el marketing digital!

La primera página web, el primer banner, el nacimiento de Google y la disrupción de las redes sociales en el marketing digital.

Los años en Internet pasan volando: si no que se lo digan al primer banner o a las primeras páginas web. Si algo nos parece viejuno es ver una home con un diseño de hace diez años, ¡eran tan cutres!, ¿o no?

Antes de que todos estuviéramos conectados, y digo TODOS porque hasta tu abuela tiene un smartphone incluso mejor que el tuyo, navegar por las redes era mucho más exclusivo.

Los ochenta, gran época para casi todo, también fue una década floreciente para el incipiente uso de Internet. Aunque su historia ya había empezado antes, sería a partir de este momento cuando se empezó a popularizar hasta superar todas las expectativas.

La era del banner

La primera publicidad en Internet no fue un banner, se le adelantó algo que a día de hoy seguimos usando en el marketing digital, ¿qué será, será? ¿Está relacionado con tener petado el mail? ¡caliente, caliente!

Sí, el primer spam que se envió fue en 1978 por ARPANet.

El primer banner de la historia fue en la revista online Hot Wired en 1994

No sabemos en qué momento el banner empezó a tomar forma en la mente de su creador, pero fue en 1993 cuando Global Network Navigator le vendió el concepto de anunciarse online al despacho de abogados Heller Ehrman White & McAuliffe y dos años más tarde Mastercard se gastaba 11.000$ en un banner.

Las dudas sobre su rentabilidad, sin embargo, estaban presentes en las mentes de las empresas. No había un estándar, formas de medir, ni de comparar estas inversiones… En 1996 nacería Double Click, una agencia que tenía como propósito coordinar el mundo de los banners y medir resultados de campañas online.

¡La industria digital había venido para quedarse!

El tamaño de los banners se estandarizaron hasta que un día, un triste día, la burbuja de los precios de la publicidad en Internet hizo ¡Pum! El número de usuarios crecía, los precios de los banners crecían, pero nadie hacía ¡click!

A raíz de este pequeño handicap nacerían los no tan queridos pop-ups o pop-unders, una publicidad que se abría inesperadamente en nuestra pantalla y que en cuanto pasó la novedad fueron cruelmente bloqueados por los usuarios.

publicidad-internet

El pago por click volvía a estar de nuevo en problemas.

Paralelamente al desarrollo del uso de Internet en nuestra vida diaria, pasaría algo que cambiaría radicalmente su forma de uso: el buscador de Google. Ya no había que escribir números para ver páginas, ni saber la URL de memoria. Podíamos “googlear” y un universo de conocimiento (con más o menos veracidad) se habría ante nosotros con cada duda tecleada.

En 1999 se lanzaría el buscador más usado de la historia y un año después nacería Google Adwords con 350 usuarios, un concepto revolucionario que aúna publicidad por palabras clave con coste por click dentro del famoso buscador.

Este formato publicitario vendría para quedarse y se iría ampliando para ofrecer cada vez más segmentación, adaptarse a vídeo y nuevos formatos y convertirse en una de las claves en posicionamiento SEM.

La publicidad en redes sociales

¡Welcome to the Facebook! así nos saludaba la home de esta red social cuando aún estaba naciendo.

Somos sociables, globales y ¡nos encanta Internet! así que el éxito de las redes sociales estaba asegurado, o quizás no tanto… porque todo dependería de su rentabilidad.

La subsistencia de las redes sociales depende de su capacidad de monetizar sus plataformas con publicidad sin perder usuarios. Así es como nacería la publicidad nativa, pero ¿qué es?

El native advertising, aunque no es exclusivo de las redes sociales, nace poniéndose en la piel de los consumidores para crear una publicidad no intrusiva y que resuelva las necesidades del potencial cliente.

En este contexto el contenido es el que manda y sólo si este es útil y valioso podrá triunfar. La forma de presentarlo, por lo tanto, sólo puede ser de una manera: de la forma natural que tienen cada contenido en cada red social, blog o medio online.

Pero no siempre los contenidos nativos patrocinados fueron la forma de anunciarse en Facebook, en el 2010 eran más bien banners que se encontraban a la derecha de la página y con muy poco contenido.publicidad-internet

¿En qué redes sociales se invierte más?

Si alguien es el líder en inversión publicitaria en Internet es Facebook, con un porcentaje de más del 35,4% de la inversión online duplicando a la invertida en google.

¿Si no inviertes en publicidad puedes llegar a algún lado? Sentimos decirte que en el último año el alcance orgánico (las publicaciones sin promoción) prácticamente ha muerto.

Por lo que crear una combinación ganadora de medios pagados y orgánicos para alcanzar el máximo beneficio de este medio es imprescindible.

Programática e inmediatez

Los obsoletos banners, como os contábamos antes, estaban en serios problemas. Los usuarios que entran en un mismo medio online, blog o página web, pueden no tener nada en común si este no está muy especializado.

¿Por qué me iba interesar a mí un coche si ni siquiera tengo carné de conducir?

Las empresas, en busca de sus potenciales clientes, cada vez tenían más difícil acceder a ellos y se rompían la cabeza pensando ¿qué páginas visitan para poner nuestros banners?

La programática tenía la respuesta. Un modelo de compra-venta de publicidad en Internet que utiliza la tecnología basada en data, cookies y algoritmos y permite mostrar publicidad personalizada en tiempo real.

Básicamente, si traducimos su comunicación a la nuestra, serían robots que se dicen:

-Eh!, Eh!, empresa de coches, tengo aquí a Marta que lleva un ratito navegando en páginas de coches y le encanta los modelos deportivos rojos, ¿le metemos tu publi?

-¡Tengo el coche perfecto para ella! Enséñaselo, ¡ya!, que se va.

Así sería, pero mucho más rápido (microsegundos o menos) y en idioma de robots, ya sabes ese de ceros y unos.

La compra programática supuso el año pasado el 18% de la inversión publicitaria online y este año se estima que supere el 30% según IAB Spain.

La publicidad online está presente en todas las estrategias de comunicación y por primera vez empieza a superar a las inversiones publicitarias realizadas en otros medios como la televisión. El futuro apunta hacia una dirección clara en la que Internet va a estar cada vez más presente.

¿Cómo serán los anuncios de mañana? No tenemos todas las claves para descifrar la bola del futuro, pero sí algunas tendencias que despuntan: colaboraciones con influencers, mucha publicidad programática, chatbots y anuncios cada vez más personalizados que permitan a nuestros clientes interactuar y convertirse en suscriptores de nuestra marca.

Raquel Sarmiento
comunicacion@microbio.tv
No Comments

Post A Comment