¿Qué es la curación de contenidos y por qué puede mejorar la salud de tu empresa?

Seguro que has escuchado en más de una ocasión los términos curación de contenidos y estrategia de contenidos, sobre todo si tienes un blog personal o te mueves en el mundo de las agencias de inbound marketing.

Ambas acepciones están íntimamente ligadas a una estrategia superior a la que, hoy en día, ninguna empresa, marca o producto puede renunciar: el marketing de contenidos.

En este post profundizaremos sobre la técnica de curación de contenidos y veremos qué importancia tiene a la hora de planificar la presencia de una empresa en internet.

¿Qué es la curación de contenidos?

El content curation es un proceso para investigar, recopilar, filtrar, seleccionar, personalizar y compartir información existente en internet o cualquier otro medio, que sea de interés para la audiencia y les aporte un valor añadido.

La clave de esta técnica es que, cuando el curador de contenidos realiza esta tarea, no crea contenido desde cero, sino que se sirve del que ya hay publicado en otras fuentes para ofrecérselo a su audiencia. El trabajo de esta persona no consiste simplemente en elegir artículos interesantes y compartirlos en Twitter, sino que debe analizarlos en profundidad y adaptarlos para que encajen a la perfección con lo que el público espera encontrarse.

¿Se considera una curación de contenido cuando copiamos y pegamos el titular de un artículo de prensa y ponemos el enlace? No, no se podría considerar como un ejercicio de curación ya que no le hemos dado un valor añadido a nuestro público, simplemente nos hemos limitado a compartir un enlace de interés.

Por lo tanto, la persona encargada de realizar la curación de contenidos, tanto en una agencia de marketing de contenidos como a nivel interno de una empresa, debe aportar información añadida o elementos diferentes a la hora de compartir contenido externo con su audiencia.

Beneficios de la curación de contenidos para tu empresa

Esta tarea de elegir contenidos de fuentes ajenas a nosotros es prácticamente obligatoria si queremos construir una buena estrategia de content marketing, que nos servirá para posicionarnos como referentes de nuestro sector y, en definitiva, vender más.

Actualmente la presencia online de una empresa o marca en internet no se limita a la propia venta o promoción de sus productos o servicios. Las personas no solo acudimos a Google para comprar en Amazon el último aspirador inalámbrico del mercado. Antes de darle al botón ‘Comprar’, queremos leer información que nos resulte útil, artículos que hablen de las ventajas de adquirir un producto así, comparaciones con otras marcas, investigamos las redes sociales en busca en información que nos ayude a decidirnos…

«La presencia online de una empresa o marca en internet no se limita a la propia venta o promoción de sus productos o servicios.»

¡Tuitéalo!

En definitiva, antes de llegar a comprar un producto o contratar servicios a una empresa, queremos información. Por lo tanto, el marketing de contenidos nos ayuda a convertir nuestra empresa en un medio de comunicación propio al que la audiencia puede acudir para informarse.

¿Quiere esto decir que todo el contenido externo que ofrezcamos a nuestro target tiene que ser informativo? No siempre. A veces, simplemente compartiendo una curiosidad o un contenido gracioso basta para que una persona empatice o se identifique con nosotros y nos siga la pista.

Y te preguntarás, ¿por qué tengo que compartir con mi audiencia contenidos ajenos a los que creo en mi empresa? ¡Si lo que quiero es vender mis servicios! Las razones son muy sencillas:

  1. El público no quiere estar leyendo constantemente sobre tus maravillosas habilidades para hacer tal o cual actividad. Es decir, pon en práctica aquello de ‘he venido aquí a hablar de mi libro’, pero hasta cierto punto.
  2. La curación de contenidos sirve de fuente de inspiración y búsqueda de nuevas ideas a la persona encargada de gestionar el blog y las redes sociales de una empresa.
  3. Te ayuda a posicionarte como experto de tu sector y referente a la hora de consultar información relativa a un tema.
  4. Como consecuencia, crearás una comunidad de seguidores/prescriptores de tu marca.
  5. Atraerás nuevos clientes y crearás nuevas oportunidades de negocio.

Dónde compartir contenido de interés y cuánta cantidad

Cuando hablamos de compartir contenido externo de valor no solo nos referiremos a hacerlo a través de las redes sociales. Hacer una buena labor de curación de contenidos puede ser, por ejemplo, encontrar un estudio sobre el uso de aplicaciones móviles en adolescentes, a partir de ahí filtrar los datos más interesantes para nuestra comunidad o posibles clientes y con todo eso, hacer una infografía que acompañe a un post de nuestro blog en el que hablaremos sobre las aplicaciones móviles más utilizadas en ese momento.
¿Qué conseguimos con esto? Ofrecemos a nuestra audiencia una información seleccionada, elegida especialmente para ellos y presentada de una manera mucho más amigable como es una infografía. Es decir, compartimos una información que no hemos creado nosotros pero que hemos personalizado convirtiéndola en infografía.

Esto es simplemente un ejemplo de cómo utilizar el content curation de una forma distinta a la que se hace de forma rápida en redes sociales.

Otra de las cuestiones que rodean a la curación es la cantidad de contenido externo que debemos compartir con el público. Sobre esta cuestión no existe una regla escrita, y cada empresa, perfil o red tiene necesidades diferentes.

«Existe una regla para determinar la proporción de contenido interno de valor y promocional que una marca debe compartir en redes sociales: la regal 80/20 o Ley de Pareto.»

¡Tuitéalo!

Desde nuestro punto de vista, aquí debe entrar en juego el criterio del periodista/copy/community manager. Es decir, si encontramos un contenido que es interesante para nuestro público, lo compartimos. Esto no significa que debamos llenar su feed de Twitter o Facebook de artículos ajenos.

Debemos encontrar un equilibrio entre el contenido propio y el externo. El número de publicaciones de contenido propio irá determinado por la estrategia de contenidos que elaboremos para el cliente y, en concreto, por el número de publicaciones que tenga contratadas. En base a eso, se establecerán las publicaciones externas.

A la vez, que os vemos venir, es cierto que existe una regla para determinar la proporción de contenido interno de valor y promocional que una marca debe compartir en redes sociales: la famosa regla 80/20 o Ley de Pareto. Es decir, 80% de contenido interno en redes sociales con información útil para nuestra comunidad (comparaciones de herramientas, estrategias, trucos…), y un 20% de contenido interno promocional (mira qué servicios tenemos, casos de éxito, ofertas, concursos…).

Nosotros también utilizamos esta regla del 80/20 como método para determinar el volumen de contenido externo que tenemos que publicar tras realizar una buena curación de contenido: 80% de contenido interno y 20% externo.

¿Quiere esto decir que seguimos a rajatabla esta proporción? ¡Ni mucho menos! Simplemente es una guía que no tiene por qué cumplirse siempre. Si hay un contenido que nos parece interesante para la cuenta de un cliente, lo compartimos aunque ya hayamos llegado a ese cupo del 20% de contenido externo (o se programa para más adelante y todos contentos).

¿Se puede republicar contenido en redes sociales?

Sobre la periodicidad de compartir este tipo de contenido, también entra en juego la propia intuición del redactor.

Hay dos factores clave para determinar cuándo un contenido, interno o externo, puede republicarse:

  1. La propia red social: no es lo mismo Twitter que LinkedIn, por ejemplo. Mientras que Twitter, por ser un canal mucho más dinámico y fugaz, admite que un contenido pueda ser republicado más veces (va a pasar más desapercibido), en Facebook o LinkedIn son, sobre el papel, canales de más reposo.
  2. La atemporalidad de la información: es evidente que si un contenido tiene fecha de caducidad, por ejemplo el lanzamiento de un nuevo smartphone, no tiene sentido estar publicándolo durante los próximos 3 meses. La presentación de un móvil se produce en una fecha concreta y más allá de una semana será un contenido desactualizado.

Es por eso que, teniendo estos dos factores en cuenta, el community deberá decidir cuántas veces es conveniente republicar contenidos. No hay una fórmula matemática para determinar cuántas veces es óptimo hacerlo. Sorry 🙂

Estrategias para mejorar el contenido que ofrecemos a nuestra audiencia

Si ya sabemos qué es buscar contenido y curarlo, y también tenemos más o menos claro qué volumen de publicación vamos a llevar a cabo en nuestra estrategia de contenidos, a continuación veremos cómo podemos mejorar la propia tarea de curación:

1. Identifica tu público

Para buscar contenido interesante, primero tenemos que saber cuál es nuestro público. Esto, que parece obvio, es un problema al que muchas empresas no le ponen solución o no saben identificar.

Una de las técnicas para conocer los gustos de tu público y saber qué contenido ofrecerles es crear un buyer persona, que es una representación ficticia de tus clientes ideales para ayudarte a entender al público objetivo.

2. Determina los temas de interés

Una vez sabemos quién es nuestro público o a quién queremos dirigirnos para que, al final, acabe contratándonos/consumiéndonos, debemos elegir una batería de temas que serán de su interés.

Estos temas de los que vas a hablar en tus redes, en tu blog y, en general, en los canales de los que dispongas, no solo tienen que ser sobre la propia actividad que desempeña tu empresa o la de tu cliente. Es decir, por ejemplo, imagina que tienes que gestionar una cuenta de una clínica dental. La gente que sigue las redes y el blog de este negocio, no solo está interesada en saber sobre tratamientos dentales, sino que les puede interesar conocer consejos sobre cómo mejorar la salud en general, hábitos de vida saludable, alimentación que favorezca la conservación de la salud bucodental… Es decir, partimos del tema principal que será el relacionado con la propia actividad del cliente y seguimos con temas secundarios que rodean a la actividad principal y que de alguna manera están relacionados.

3. Elige las fuentes de información

Contar con unas buenas fuentes de información, fiables y de autoridad es imprescindible para realizar una buena labor de curación de contenidos. El content curator deberá asegurarse que la información que recopile sea veraz y de calidad para ofrecer los mejores contenidos a su audiencia.

4. Utiliza herramientas para facilitar la búsqueda de información

Buscar contenido ajeno puede ser una tarea que llegue a desbordar. ¿Pon dónde empiezo? ¿Cómo sé qué fuentes y medios debo consultar?

Para ayudarnos a gestionar todo eso, existen herramientas muy útiles que sirven para buscar y filtrar información: Feedly, Pocket, Flipboard, Buffer son solo algunas opciones. ¡Hay muchísimas!

5. Escoge contenido original

Desde nuestro punto de vista, se debe tender a compartir con la audiencia contenido al que no pueda llegar con facilidad, por ser más desconocido o por contarlo desde un punto de vista diferente. Ten en cuenta que tu audiencia consultará muchas de las fuentes que tú mismo utilizas para informarte, por lo que puede que ya haya llegado a esa información igual (o antes) que tú.

6. Realiza una tarea de curación de contenido entre 1 y 2 veces por semana

Esta es nuestra recomendación, claro. Ahí entra en juego los criterios de cada empresa o cliente. Sin embargo, hacer una búsqueda de contenidos de interés de manera periódica hará que estés al tanto de las novedades del sector para el que trabajas y te ayudará a mantener actualizada tu batería de contenido único e interesante para la audiencia.

Después de haber leído nuestro post, ¿crees que la curación de contenidos puede beneficiar tu negocio?

Poner en marcha una estrategia de marketing de contenidos en tu empresa te ayudará a mejorar tu presencia online y crear una comunidad de fieles que consulten tus canales para informarse de las últimas novedades del sector. Y la mejor manera de alcanzar este objetivo es utilizar el content curation para ofrecer a tu público información de calidad y con valor añadido.

Comparte este artículo

Facebook Twitter Linkedin WhatsApp E-mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *