¡Hoooola!
¿Qué quieres hacer?
Te proponemos varios planes diferentes para que nos conozcas más, para que aprendas algo o para que te entretengas un rato. Lo que más te apetezca.

Ir a Microbio.tv
  Mirar gaticos
  Ver nuestros trabajos
  Bichear nuestro Facebook
  ¡Twittear tu amor!
  Jugar al Arkanoid
  Leer un poema épico
  Telequinesis con YouTube
  O... ¡Escuchar nuestra listaca de Buenos Días Microbio en Spotify!

Usando las tipos (I)

Tipografías

Usando las tipos (I)

A día de hoy, si te sientas delante de un ordenador es normal que te suenen nombres raros como Arial, Helvetica, Garamond, Times New Roman, Futura, etc. Es posible que llames a eso tipografías, fuentes o tipos.

Incluso, puede que te hayas puesto creativo con la invitación de cumpleaños de tu hermana pequeña y hayas instalado ésa tan bonita en la que cada letra está dentro de un globo.

En ese caso, he de decirte que eres un tipógrafo. Sí, como lo oyes, pero espera un poco antes de sentirte insultado y te explico. Si atendemos a la definición de tipografía clásica, es el arte o la técnica de componer textos para comunicar un mensaje en un medio escrito.

¿Cómo hemos llegado a esto?

Desde los orígenes de la escritura hasta 1449, todo lo que se había escrito se hacía a mano y un libro era algo costoso de hacer. Fue en ese año cuando un señor alemán se inventó un trasto para poder copiar libros rápidamente y venderlos como si fueran escritos por monjes. Ése era Johannes Gutenberg y lo que había inventado era la imprenta, y con ella los tipos móviles y la tipografía.

A partir de ese momento, la producción de libros despega y también el número de personas que se dedican de una manera u otra a imprimirlos, como los tipógrafos o componedores.

Johannes Gutemberg, inventor de la imprenta

¿Para qué te estoy soltando este rollo? Para que veas que esta disciplina no es de ahora. Y, aunque se basa en principios que llevan unas cuantas centurias con nosotros, en nuestros días se desarrolla y se utiliza junto a otros nuevos.

Cosas que hay que tener claras

Te he dicho antes que eres tipógrafo, y no te has sentido insultado, así que voy a aclararte un par de términos más para que dejes de sospechar de mí 😎

Un tipógrafo es la persona que compone textos con tipos. Pero…, y los tipos, ¿qué son? Los tipos son esas piezas de metal con el relieve de un diseño concreto de letra.

En la actualidad, llamamos tipografía a un determinado conjunto estilístico de tipos. O lo que es lo mismo, un conjunto de tipos es una tipografía.

La Arial, la Helvetica, la Times New Roman en todas sus variantes estilísticas (negritas, itálicas, redondeadas…) son tipografías.

¿Te suena más eso de fuentes? Es probable, pues en tu ordenador se suelen llamar así. La cosa es que, originalmente, en inglés font designaba al grupo de caracteres de un mismo diseño tipográfico y de un mismo tamaño (Times New Roman a 12 puntos, por ejemplo).

Esta definición pasó a englobar a todo el conjunto estilístico, y cuando se empezaron a traducir al español, los primeros programas de diseño usaron fuente, aunque es prácticamente sinónimo de tipografía.

Hay quien afirma que la tipografía es lo que vemos en pantalla y la fuente es el archivo que lo produce.

¿Cuántas tipografías hay?

Responder a esa pregunta es como intentar contar los granos de arena del desierto. Éste es uno de los mayores problemas que hay al trabajar con tipos. Hace falta conocer las tipografías. Pero no te asustes, no es necesario que te sepas todas -aunque no estaría mal-, simplemente necesitas una clasificación tipográfica.

Y bueno…, clasificaciones tipográficas hay muchas y con nombres tan chulos como Vox-ATypI o la de Thibaudeau.

Aquí usaremos una más o menos simplificada, que no hay que matarse para empezar.

La forma más fácil de clasificar las tipografías es por su taxonomía. De esta manera, se crean cuatro grupos principales:

Tipografias con patín, serifa o romanas

Se las denomina romanas porque la influencia del diseño de estas tipos vienen de las letras esculpidas en los monumentos de la civilización romana, como la columna de Trajano. A su vez, se pueden subdividir en tres tipos.

    • Romanas

Tienen una serifa triangular y, muchas veces, cóncavas. Hay bastante diferencia entre trazos gruesos y finos. Conservan muchas características manuales en su trazo. Ejemplos de estas tipos son la Jenson (uno de los diseños tipográficos más antiguos que se conservan), la Garamond o la Sabon.

    • Romanas modernas o Didonas

En estas tipografías, la serifa suele ser lineal y la diferencia entre trazos gruesos y finos es máxima. Se trata de un refinamiento al estilo clasicista de las romanas tradicionales. Ejemplo de estas tipos son Didot y Bodoni.

    • Egipcias

La más modernas de esta primera clasificación. Su serifa suele ser cuadrangular y puede presentar o no diferencias entre los trazos finos y gruesos. Estas tipografías nacieron para carteles publicitarios en el siglo XIX, por lo que tienen un gran peso y no son muy recomendables para textos largos. Un ejemplo podría ser la Rockwell o la Clarendon.

Tipografías sin serifa o de palo seco

Son tipografías aparentemente más modernas (aunque algunas de ellas tiene más de cien años) y son las que vemos más a menudo. Pueden subdividirse en:

    • Geométricas o grotescas

Se basan en formas geométricas puras en apariencia y no tienen diferencia de grosor entre sus trazos. Fueron muy populares a principios del siglo XX. Algunas tipografías son Futura, la DIN y la Avant Garde.

    • Neo-grotescas

Consiste en una evolución de las grotescas, así que tampoco tienen diferencia de grosor en sus trazos. Sin embargo, la geometría en estos diseños no es tan estricta. Son las más populares. Hablamos, por ejemplo, de la Helvetica, la Univers o la Frutiguer.

    • Humanistas

Están basadas en gestos manuales y, por lo tanto, hay un cierto cambio de grosor entre los trazos y las curvas: son más orgánicas y menos rígidas. Ejemplos serían la Optima o Gill Sans.

Tipografías cursivas o scripts

Estas tipografías son las que se basan en gestos caligráficos. Las formas de cada una de ellas se deben a la fluidez de la escritura y al instrumento con el que se dibujan. Y son:

    • Gestuales

Tratan de imitar la escritura manual, aunque con cambios para poder replicarlas. Un ejemplo sería la Mistral.

    • Caligráficas

También se basan en escritura gestual, pero de acuerdo a los cánones de los estilos caligráficos. Por este motivo, están llenas de florituras y de enlaces entre caracteres. Un buen ejemplo sería la Zapfino.

    • Góticas

En este caso, es el estilo caligráfico quien establece las formas de este diseño. La caligrafía gótica tiene unas características muy concretas por su morfología y por el instrumento con la que se realizan. De esta subdivisión hay multitud de tipos basadas en versiones caligráficas de góticas históricas como la Old English.

Tipografías decorativas

Cuando alguna tipografía no se ajusta a ninguna de las categorías que hemos mencionado anteriormente, se la puede englobar aquí. En este apartado,la principal característica es la creatividad del diseñador, y basta con echarlas un vistazo rápido para darse cuenta de que no prima la legibilidad, sino que existe una gran carga expresiva. Además, por lo general tienen una temática determinada.

¿Y ahora qué hago?

Confórmate con que ya sabes clasificar las tipografías, ¡ya has ganado algo que puede hacer estallar a algún diseñador experimentado!😀

En la siguiente entrega de este apasionante post, te enseñaremos qué puedes hacer con este jaleo infernal que te acabamos de explicar. Mientras tanto, y por si crees que esto no te resulta suficiente, te dejo unos enlaces ricos:

Ana Román
ana@microbio.tv
No Comments

Post A Comment